Cichlid Room Companion

Artículos

Sobre la Economia de la Cría de Cíclidos

Por , 1980. printer
Publicado
Paul V Loiselle, 2004

Traductor: Carlos Capetillo García (12-ago.-2005)

Clasificación: Comercialización.

" ¿Que especies de cíclidos me recomendarías criar para poder hacer algún dinero con mi afición? Como lo pone el Dr. Loiselle, una de las preguntas mas frecuentemente hechas por los aficionados, pero antes de que comiences a hacer cuentas de lo que vas a ganar reproduciendo a tus amados cíclidos, hay algunas cosas que debes de saber "

(Este artículo fue originalmente publicado en "Freshwater and Marine Aquarium" Noviembre 1980, pp. 28-29, 81. Es aquí reproducido con el permiso del autor Paul V. Loiselle.).
Los cíclidos son reconocidos generalmente como peces comercialmente significativos dentro de este pasatiempo

Una de las preguntas que más frecuentemente me hacen los criadores neófitos de cíclidos puede ser, sin importar de cuantas maneras la hayan elaborado, resumida en esta: "¿Cuál especie de cíclido podría recomendarme que reproduzca, de manera que pueda hacer algo de dinero con mi pasatiempo?" Esta no es una pregunta irracional. Los cíclidos son - a la larga - reconocidos generalmente como peces comercialmente significativos dentro de este pasatiempo. Dados los costos de mantener en forma apropiada una colección de cíclidos, es muy lógico que, mientras que el monto de los gastos de calefacción y alimentación se mantengan altos, un coleccionista desee que alguna parte de dichos gastos operativos sean cubiertos por medio de la venta de los peces que él este criando. Pero en tal caso, como frecuentemente pasa con otras preguntas razonables de este pasatiempo, no se presta en sí misma a una contestación de una línea.

Antes de seguir más adelante, permítanme establecer algunos supuestos que nos simplifiquen el panorama. Para principiantes, dejemos claro que no estamos hablando de un negocio de reproducción casero, cuyo principal objetivo es ya sea obtener una utilidad para el fin de año o una pérdida de negocios deducible de impuestos. Así como yo no niego que ese tipo de operaciones pueda ser la fuente de un gran y satisfactorio negocio no pecuniario para su propietario, es importante darse cuenta que tanto los factores motivacionales como operacionales requeridos para hacer de este tipo de negocios un éxito, son muy diferentes de aquellos que representan el tradicional enfoque de los reproductores aficionados de peces. Fallar en tomar en cuenta este hecho le ha costado al pasatiempo muchos entusiastas participantes. Segundo, permítanme por lo tanto suponer un arbitrario - pero no irreal - límite máximo del 50% de los recursos de nuestro hipotético coleccionista, medido en tiempo o espacio en tanques, dedicados a la reproducción de peces para su venta. Finalmente, déjenos asumir que la publicidad de este producto es esencialmente realizada de boca en boca.

La factibilidad de cualquier proyecto de reproducción está en función del mercado disponible para el pez que se reproduce. Aun existen, me duele mucho decirles, lugares en los Estados Unidos donde la mayoría de los distribuidores continúan creyendo que cualquier pez que sea reconocible como cíclido es invendible. Un criador de cíclidos en una área donde esta profecía auto-alimentada disfruta de apoyo, se olvida de reproducir cíclidos para venta por siempre y se concentra en reproducir otras especies fácilmente vendibles para soportar su verdadero pasatiempo. Sin embargo, déjenos asumir que nuestro hipotético entusiasta de los cíclidos vive en un área donde estos peces son bien recibidos y con demanda comercial. Déjenos también asumir que vive en un área urbana bendecida por las actividades de cuando menos un mayorista de peces ornamentales. ¿Qué entonces? Él tiene dos opciones disponibles. Puede optar por negociar directamente con un mayorista o también intentar vender sus peces a distribuidores individuales. Estas opciones deben ser cuidadosamente consideradas, por que su decisión determinara grandemente la naturaleza de sus esfuerzos y limitará la selección de peces con que pueda trabajar. Es por tanto muy importante que él aprecie las ventajas relativas y desventajas de cada opción antes de escoger una sobre otra.

Hay ventajas incuestionables de negociar directamente con mayoristas. Porque su negocio esta establecido con base a ventas por volumen, un mayorista debe tener peces en grandes números para trabajar con utilidades. Un reproductor puede de este modo anticipar la disposición de grandes cantidades de peces en una sola venta. De hecho, muchos mayoristas demuestran expresiones de aflicción cuando se hacen esfuerzos por venderles peces en lotes menores a cientos. Esto automáticamente minimiza las cantidades de tiempo y esfuerzo requeridos para, de hecho, vender los peces. Un mayorista también prefiere ser un comprador constante porque, debido a lo extenso del área que atiende, la saturación del mercado es poco probable que sea un gran problema. A causa de que los mayorista locales tienden a ser poco numerosos, los reproductores tienen mínimos problemas en publicitar su producto. Una visita a los establecimientos de los mayoristas con ejemplos adecuados de los peces que él produce es usualmente todo lo necesario para disparar sus ventas. Finalmente, una relación efectiva con un mayorista puede traer beneficios indirectos a un reproductor en la búsqueda de un pez difícil de conseguir. Esto también puede lograr un descuento en suministros necesarios si, como frecuentemente es el caso, el mayorista en cuestión maneja productos relacionados además de peces vivos.

En contraposición a estas ventajas, tratar con un mayorista tiene algunos inconvenientes distintivos. Primero que nada, un mayorista paga menos por pez que lo que un distribuidor minorista u otro coleccionista haría. Esto es simplemente lo natural, así como él debe ser capaz de tener un inventario suficientemente grande para sobrevivir mientras mantiene sus precios competitivos. Uno no debe, por tanto, contar con recibir mas de un 25% del precio de venta al menudeo promedio para una especie dada de cíclido cuando lo vende a un mayorista. El precio puede aun ser menor para especies que ya son producidas en masa en Florida o en el lejano Oriente, aunque el incremento sostenido en las tarifas aéreas continúa minimizando el diferencial en el costo, con la obvia ventaja para el reproductor local. No obstante, para que nuestro hipotético coleccionista logre una razonable recompensa a su esfuerzo de inversión, debe ya sea disponer del espacio necesario para producir crías en cantidades o especializarse en especies con un alto precio por unidad.

Esto nos trae el segundo problema asociado con la venta a mayoristas. Mientras estos empresarios desean y son capaces de engullir aparentemente inacabables cantidades de unas pocas especies de cíclidos como oscares, cíclidos chocolate, severums dorados y 28 peces angel de todas características, lograr que algunos de ellos compren algún cíclido, aunque raro, pero que no ha disfrutado los beneficios de una década de exposición en las paginas de una lustrosa revista de acuarios, es un problema aparte. Para explorar este fenómeno tan a fondo como lo merece, se necesitaría un ensayo adicional sobre la historia natural de los mayoristas y de su personal de ventas. Por ahora, solamente crean en mi palabra - es así! Muchos fanáticos de los cíclidos, por otro lado, son fuertemente atraídos por lo novedoso en su selección de ejemplares. Esto, obviamente, puede llevar a problemas cuando llega el tiempo de vender las crías, relativamente pocos tercos ciclidiotas se contentan con limitar sus actividades a la cría de las especies comercialmente populares del mundo de los ciclídos, para asegurarse de un mercado para los peces que ellos producen. Pocos sin embargo tienen la capacidad para dedicar suficiente tiempo o espacio para llevar dos operaciones paralelas, una relacionada con el pago de las operaciones de la otra, a través de la venta de peces aceptables para mayoristas.

Yo sospecho que ésta es la razón principal por la que la mayoría de los aficionados a los cíclidos prefieren vender sus peces directamente a distribuidores al menudeo. Mientras pocas tiendas pueden manejar las cantidades de peces que un solo mayorista garantiza adquirir, es usualmente razonable anticipar un precio substancialmente mas alto por pez - usualmente algo entre 35% y 45% del precio local promedio al menudeo de cualquier especie es algo razonable de esperar. Aún más, es usualmente más sencillo persuadir a un minorista a comprar una o dos docenas de individuos de una especie poco familiar de cíclidos que hablarle a un mayorista sobre comprar algunos cientos. Un reproductor amateur puede así esperar disponer de un numero razonable de crías de cíclidos poco conocidos en términos ventajosos si él hace negocios con unas 10 a 14 tiendas al menudeo.

Hay dos desventajas principales en vender crías a un minorista. La primera es el incremento de tiempo requerido para empacar y entregar ordenes separadas de peces así como también el incremento en costos de gasolina, si dichas entregas deben ser hechas en un área extensa. La segunda es el incremento en el riesgo de saturación del mercado local a una especie en particular, la inevitable consecuencia del hecho que el número de potenciales clientes atendidos por un solo minorista es mucho menor que el servido por un solo mayorista. Esta dificultad puede ser aminorada de alguna manera si el reproductor amateur ejercita un poco su sentido común en la selección de ejemplares y en sus propias prácticas comerciales, puntos a los cuales yo debo regresar en un momento. A pesar de esas desventajas, la mayoría de los coleccionistas usualmente deciden dirigir sus programas de reproducción a atender los establecimientos minoristas de su localidad. Tomada dicha decisión, ¿qué especies debe nuestro hipotético reproductor amateur seleccionar para su programa de reproducción? Mientras que no es posible proveer un listado detallado de instrucciones aplicables a toda circunstancia, es practico señalar unas cuantas reglas que pueden guiar de forma útil sus decisiones.

Regla número Uno: Recuerden que la regla de oferta y demanda determina el precio adecuado para cada pez. Esta regla tiene dos ramificaciones. La primera es que si un cíclido es resistente, colorido, de crecimiento rápido, y de reproducción precoz, evite esa clase de plaga! Y además preferentemente que no todo vendedor de ciclidos en un radio de 100 kilómetros este reproduciendo tal pez, al mismo tiempo que dos de cada tres granjas de peces en Florida y del Sudeste de Asia. Si el prospecto de reproductor pertenece a alguna sociedad local de acuarios con un Programa de Premios a Reproductores, él necesita solamente consultar la lista de los cinco peces más mencionados para saber cuales debe evitar. Estas especies son usualmente bien valorados teniéndolos en el cuarto de peces propio, pero es difícilmente realista anticipar una recompensa financiara en los esfuerzos para reproducirlos. La segunda es que el suministro de una especie particular esta directamente relacionada a su fecundidad, no a la facilidad con que se le puede inducir a desovar en cautividad. Las especies que producen grandes cantidades de crías por desove son menos convenientes financieramente que aquellas que las que tienen desoves más pequeños. No es, por ejemplo, particularmente fácil inducir a tan grandes especies de Parachromis como P. Dovii y P. Managuensis a desovar exitosamente. Muy grandes acuarios, vastas cantidades de feeder goldfish, y una muy cuidadosa supervisión de las posibles parejas son necesarios para asegurarse el éxito. No obstante, cuando esos peces se asientan en el negocio de la vida, sus desoves llegan a ser de miles de crías. Si todas las crías de cada uno de los desoves de dichas especies tan proliferas son puestas a la venta, el mercado local puede permanecer saturado por años! Esto deprime los precios que los minoristas están dispuestos a pagar por los peces jóvenes de esos cíclidos. Si ellos son seriamente afectados por una transacción de ese tipo, en el sentido de tener que mantener y alimentar un tanque repleto de este tipo de peces por un extenso período de tiempo antes de venderlos, la experiencia de ese tipo puede acabar con el mercado local para una de esas especies permanentemente.

Para un punto de equilibrio del mercado, tiene mucho más sentido trabajar con cíclidos que son solo moderadamente reproductivos, como cíclidos enanos, las varias especies de cometierra, unas cuantos de las más pequeñas especies de Aequidens y Cichlasoma, el grupo de cíclidos Lamprologus del Lago Tangañika y muchos de los coloridos mouthbrooders del Lago Rift. Si alguno prueba entrar fuertemente a la fabricación seria de crías, ejercite algún sentido elemental de economía y limite el numero de crías que se criarán a tamaño de venta. Durante la primera semana de sus vidas, las crías de cíclidos grandes son excelentes como alimento para otros peces. Es considerablemente más sensato permitir a 200 crías de un desove de 2000 llegar a un tamaño de venta y considerar al remanente dentro de la categoría de comida viva que criar toda la nidada hasta un tamaño vendible y entonces ser obligado a aceptar un precio muy bajo por pez y enfrentar la posibilidad de quemar el mercado permanentemente para esa especie de cíclido.

Segunda Regla: Conocer el mercado local. Si uno desea vender los frutos de su propio programa de reproducción al mercado local, entonces dirijan el programa a cumplir con los requerimientos locales. En un área donde los cíclidos del Lago Rift son bien vendidos, la lógica dicta que se trabaje con cíclidos del Lago Rift si una remuneración económica es deseable. Si los cíclidos Neotropicales son demandados, entonces recompensara las atenciones de sus reproductores. Recuerden, también, que un pez en sobre oferta un año puede estar en baja oferta al siguiente porque, mientras la demanda se relaciona en cierta manera con la novedad de especies particulares, hay otros factores que entran en el panorama igualmente. La habilidad para monitorear el mercado local y anticipar la demanda futura es algo muy valioso de cultivar. Suscribirse a revistas de comercialización es una buena manera de mantenerse al tanto de las variaciones de la oferta y la demanda.

Independientemente de las especies que él escoja para trabajar, el reproductor amateur encontrará que su camino se hace más ligero si él recuerda que los minoristas existen para vender peces, no para crecerlos al tamaño de venta! Entre más grande sea el tiempo que permanece un cíclido en los acuarios de un distribuidor, comiendo como si no hubiera mañana, más pequeña será la utilidad que tenga el distribuidor en su eventual venta. Esa clase de experiencia no encariña al distribuidor ni con los cíclidos ni con los criadores de ellos. Esto es, por tanto, un ejercicio para aumentar el propio interés de dar al distribuidor un descanso suministrando peces para venta de un tamaño que le permita a él vender los peces rápidamente. También ayuda el proveerlo con cualquier información sobre los peces que le facilite comercializarlos. Orientar al distribuidor a utilizar un libro de referencia con información de los requerimientos y comportamiento generales del pez es una muy buena táctica. En el caso de especies con crías no descritas pero con adultos de coloración espectacular, que muestre fotografías publicadas de peces adultos. Si dichas fotografías no están disponibles, es muy útil tomarse la molestia de proveer al distribuidor con una de sus propias fotografías. Muchos de los Haplochromis de Malawi necesitan este tipo de trucos de venta, así como también muchas de las especies Heroine. El reproductor que no es un fotógrafo competente encontrará que es muy provechoso el tiempo usado para persuadir a un amigo con algo de experiencia en cámaras fotográficas para que tome fotografías de su pez con ese objetivo en mente.

Es provechoso ser generoso cuando se cuentan los peces al llenar una orden. Aún empaquetadores profesionales de peces, lastiman algunos cuando los preparan para embarcarlos. Estos peces o mueren durante el traslado o muy pronto luego de su arribo. Aquellos que sobreviven pueden terminar siendo invendibles. Embarcadores comerciales compensan esto con un 10 a 12% de sobre cuenta. Los reproductores amateurs que buscan repetir sus ventas harían bien en imitar este ejemplo. Es también absolutamente esencial informar al distribuidor de antemano de las condiciones del agua donde dichos peces fueron criados. Si existe una diferencia substancial entre el agua del reproductor y el del distribuidor, esto permite al último tomar previsiones para lentamente aclimatar al pez a sus propias condiciones.

Finalmente, el reproductor amateur deberá apreciar que es difícil para él asegurarse de repetir ventas si él interfiere con sus clientes, dando vueltas por ahí y vendiendo el mismo pez a menores precios que los que ellos pueden ofrecer a sus clientes. El hacer una venta importante a un mayorista, y entonces mercadear el mismo pez a los minoristas locales por menos que el precio de lista del mayorista es un ejemplo de este tipo de práctica. Este es claramente un ejemplo donde ética sana de negocios y economía sana son sinónimos. Para concluir, déjenme repetir el viejo aforismo de que un Pasatiempos es por definición algo diferente a una empresa para hacer dinero. Si un coleccionista fija como su meta el pago de una porción de los costos de su pasatiempo a través de la venta de los peces que el cría, los puntos anteriores le ayudaran a lograr su meta. Sin embargo, si después de observar las etiquetas de precio a la venta en una tienda local, él concluye que puede hacer una fortuna por medio de la venta de los peces que él cría en su sótano o su cochera, entonces él haría bien en buscar el tipo de consejo que un contador le pueda ofrecer a menos que él desee tener una fuerte decepción.

Cita

Loiselle, Paul V. (septiembre 16, 1998). "Sobre la Economia de la Cría de Cíclidos". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 03, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=104&lang=es.