Cichlid Room Companion

Artículos

El grupo de especies de Amphilophus labiatus

Por , 1982. printer
Publicado
Paul V Loiselle, 2004

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (29-sept.-2003)

Clasificación: Detalles de la especie, Centro y norte -américa.

(Este artículo fue originalmente publicado en el "Freshwater and Marine Aquarium" Abril 1980, pp. 30-35, 67. Se reproduce aquí con permiso del autor, Paul V. Loiselle).

Tal vez el hecho más destacable en el desarrollo de la acuariofilia haya sido el explosivo incremento en el número de especies disponiles de cíclidos a partir de mediados de los sesenta. En números absolutos la mayor parte de este fenómeno viene dado por los cíclidos africanos, pero no son los únicos. Antes del año clave de 1964 la rica fauna de cíclidos centroamericanos estaba representada apenas por las tres especies con más salida comercial: El boca de fuego (Thorichthys meeki), el convicto (Cryptoheros nigrofasciatus) y el Jack Dempsey ('Cichlasoma' octofasciatum). Hoy en día están disponibles unas treinta especies; diez veces más (Nota del editor: Este artículo fue escrito en 1980; hoy en día hay alrededor de cien especies de cíclidos centroamericanos disponibles habitualmente). De estas veintisiete nuevas especies, cinco son "reintroducciones" de especies ya importadas antes a Alemania o a EE. UU., mientras que las restantes son completamente nuevas.

Amphilophus labiatus Amphilophus labiatus
Amphilophus citrinellus Amphilophus citrinellus

Figura 1: (Arriba izquierda) Un macho joven de la forma roja y blanca del demonio rojo, Amphilophus labiatus. esta forma de coloración se ha desarrollado en el Acuario de Beldt. Figura 2: (Arriba derecha) Un macho de la forma roja de Amphilophus labiatus. Una dieta cuidada es la clave del bonito colorido de este ejemplar, propiedad de Jean K. Davies. Sin embargo la hipertrofia masiva de los labios propia de los peces silvestres o criados al aire libre rara vez se presenta en los peces de acuario. Figura 3: (Abajo derecha) Una pareja reproductora de la variedad dorada de Amphilophus citrinellus. La giba nucal del macho, el mayor de los dos peces, está poco desarrollada para ser un ejemplar sexualmente activo. Figura 4: (Abajo derecha) Esta hembra reproductora de Amphilophus citrinellus muestra el patrón típico de puesta, su coloración más atractiva. Si no fuera por la existencia de las formas doradas parce bastante improbable que tanto el A. labiatus como el A. citrinellus hubieran llegado a ser peces de acuario. Fotografiados en el Acuario de Steinhart. Fotos por Paul V. Loiselle.

Sin duda alguna los más espectaculares de estos recién llegados son los grandes cíclidos de los lagos nicaragüenses, de enormes labios y coloración rojo-naranja, que han sido bautizados como demonios rojos. Schofield (1965a) comentaba la variabilidad presente en cuanto al desarrollo de los labios y a la coloración, un hecho que también reconoce el nombre vernáculo alemán de estos peces: Variabler Buntbarsche. Tras consultar con varios ictiólogos, algunos con experiencia de campo en la propia Nicaragua, Schofield (1965b) concluye que los cíclidos rojo-anaranjados de grandes labios son Amphilophus labiatus, mientras que los nombres de A. citrinellus y A. erythraeus corresponden respectivamente a las formas amarilla y roja de otro pez de labios normales. Las dificultades presentes a la hora de identificar estos peces residen en su gran polimorfismo, que junto al hecho del poco material presente en un principio llevó a la descripción de hasta ocho especies distintas. Tal y como señalaba Miller (1966), incluso con las perspectivas más generosas, el número de nombres supera con mucho al de entidades independientes. Los estudios más recientes (Barlow y Munsey, 1976), concluye, basándose en aspectos de la morfología, comportamiento, desarrollo y hábitat, que todas las distintas especies escritas pueden considerarse sinónimos de dos: Amphilophus labiatus (Günther) y A. citrinellus (Günther); describiendo una tercera previamente desconocida, A. zaliosus.

Estas tres especies fueron incluidas dentro del subgénero Amphilophus del entonces gran género Cichlasoma. La última especie del cuarteto del que voy a hablar aquí, 'Cichlasoma' trimaculatum (Günther) suele relacionarse con Nandopsis. creo que esto es un error, pues 'Cichlasoma' trimaculatum carece de la boca amplia y tremendamente protráctil de Nandopsis tetracanthus, la especie tipo del género, y propia también de las especies cercanas del género Parachromis, como P. dovii o P. managuense. También es por completo distinto de los verdaderos guapotes en lo que respecta al patrón de colorido y al dimorfismo sexual. En la morfología general y en el comportamiento, esta especie casi no se distingue de los Amphilophus del grupo de A. labiatus. Lo mismo puede decirse de la coloración de cría de la hembra. Por todo esto concluyo que el 'Cichlasoma' trimaculatum debe ser visto más bien como el equivalente del grupo de A. labiatus en la vertiente pacífica. En la Tabla 1 presento los nombres científico y común de cada especie, sus fechas de importación a los EE. UU., los sinónimos existentes y lo que considero importante de su distribución y comportamiento.

Los aficionados rara vez encuentran difícil el reconocer al 'Cichlasoma' trimaculatum, pues su coloración característica lo distingue bien de las otras tres especies. Tampoco los grandes ejemplares de las otras especies capturadas en la naturaleza se prestan a confusión, pero el diferenciar a los juveniles, particularmente antes del cambio de color, es siempre complicado. Los aficionados que se enfrentan a ejemplares criados en cautividad también pueden llevarse alguna sorpresa con la verdadera identidad de sus mascotas. Esta confusión viene por dos partes. primero, los grandes labios del A. labiatus enseguida menguan en condiciones de acuario, y el color tanto del Midas como del demonio rojo tiende a perder lustre en cautividad. Esto complica la identificación incluso de líneas puras.

Amphilophus labiatus Amphilophus labiatus
Amphilophus citrinellus Amphilophus citrinellus

Figura 5: (Arriba izquierda) El cuerpo alargado y las bandas de los flancos identifican a este pez como Amphilophus zaliosus. En la naturaleza el cíclido flecha se comporta como una especie pelálgica, al contrario que sus parientes bentónicos. Fotografiado en el Acuario de Steinhart. Figura 6: (Arriba derecha) Un macho sexualmente inactivo de Amphilophus trimaculatus. La viva coloración del iris ha hecho que algunos aficionados lo hayan bautizado como Cíclido de ojos rojos. Figura 7: (Abajo izquierda) Un macho sexualmente activo de Cichlasoma trimaculatum. El nombre científico del pez, así como el común de Cíclido de tres marcas, resulta evidente a la vista de este ejemplar. Figura 8: (Abajo derecha) Hembra reproductora de Cichlasoma trimaculatum. Nótese la similitud de colores con las hembras reproductoras de Amphilophus citrinellus. El distintivo patrón de marcas en los costados ha casi desaparecido en esta hembra. Fotos por Paul V. Loiselle.

Y segundo, el pequeño número de peces importados en un principio, unido al hecho de la confusión en torno al número real de especies, hizo que se produjeran un gran número de hibridaciones. Aunque todos estos peces muestran una fuerte tendencia a emparejarse con sus conespecíficos, se hibridarán si no tienen otra opción (Bayliss, 1976). Hay evidencias de que en el pasado se habrían producido una serie de cruces introgresivos entre A. labiatus y A. citrinellus en algunos pequeños lagos de cráter (Barlow, 1976). La descendencia de estos matrimonios de conveniencia es tan viable y fértil como los padres. Así pues las primeras generaciones criadas en cautividad eran una bonita tortilla de genes. Con el paso del tiempo estos peces han convergido fenotípicamente hacia A. labiatus. Subsecuentemente las importaciones comerciales han consistido sólo en animales de grandes labios y de color rojo brillante. Estos A. labiatus han sido criados en estanques de Florida desde hace unos diez años, y en este intervalo sus alevines han dominado el mercado. Así pues los híbridos originales han sido absorbidos a base de cruces con estas líneas puras de A. labiatus.

Hoy en día la mayor parte de los demonios rojos criados en acuario son fenotípicamente reconocibles como A. labiatus, aunque de vez en cuando uno se encuentra con peces cuyo cuerpo alto y nariz chata proclaman la existencia de algún cíclido Midas en su árbol genealógico.

Para ayudar a diferenciar una especie de otra he puesto en la tabla una serie de rasgos útiles en los que se puede fijar uno. Adicionalmente, los ejemplares de A. citrinellus son generalmente de cuerpo más alto que los de las otras especies para tamaños iguales. Sin embargo esta característica está ligada a variaciones ambientales, con lo que no es lago 100 % seguro.

De las cuatro especies, A. labiatus es con mucho la más comercializada, seguida de cerca por 'C.' trimaculatum. Todos los A. citrinellus actualmente disponibles descienden de líneas puras usadas por Barlow en sus investigaciones. Lo mismo para A. zaliosus, del que sólo hay disponibles pequeñas cantidades. Su sobrio colorido y su mayor agresividad hacen de él una especie poco apreciada, por lo que dudo de que alguna vez el cíclido flecha esté disponible para todos los aficionados. Hay demasiados Amphilophus más bonitos disponibles como para hacer del A. zaliosus algo que la gente quiera mantener y criar.

Vista superior de Amphilophus citrinellus y labiatus
Figura 9: Vista de la mandíbula superior de Amphilophus labiatus (A) y Amphilophus citrinellus (B). Dibujos por Paul V. Loiselle.

El mantenimiento de estas cuatro especies no se diferencia mucho del de cualquier otra especie de gran cíclido. Las particularidades ya se han mencionado más veces (Loiselle, 1978a,b; Mortensen, 1978), por lo que no voy a repetirlas ahora. Nunca me cansaré de resaltar la importancia que tiene el mantener activo el ciclo del nitrógeno, factor clave del éxito. Un filtro externo potente, lleno de un material fácilmente limpiable como Ehfi-Fix®, eliminará las partículas en suspensión provocadas por estos glotones, y cambios parciales del 50-60 % del agua cada 7-10 días ayudará a mantenerla limpia de metabolitos disueltos.

Como cualquier otro 'Cichlasoma', estos peces son muy fáciles de alimentar. Aceptan con agrado cualquier clase de comida artificial o natural. Sin embargo, si no se les proporcionan los pigmentos adecuados, sobre todo ß-caroteno y cantaxantina, tanto el cíclido Midas como el demonio rojo perderán su vívido colorido. Los peces dorados (japoneses) vivos parecen ser una buena fuente de estos recursos. Aunque probablemente a muchos aficionados les parezca mejor la fórmula desarrollada por barlow y Capetto (1974).

Sin embargo el principal problema que presenta el mantenimiento de estos peces es su gran agresividad. Aunque me cueste decirlo, todas las truculentas historias que sobre estos peces se han contado en los últimos 75 años son absolutamente ciertas. Son agresivos, grandes depredadores y excavan hasta hartarse. Ejemplares aislados mantenidos junto con otros peces de talla comparable en acuarios de 300-400 litros causan tal vez los menores problemas; y peces solitarios en acuarios de 100-200 litros demuestran ser buenos "peces mascota". De pasada querría decir que estos peces solitarios tienden a excavar mucho más y a sentir una curiosidad insana por el calentador y los tubos del filtro; seguramente debido al aburrimiento que les supone un medio carente de toda clase de estímulos. Los mayores problemas se presentan al mantener varios ejemplares de cada especie juntos o en acuarios comunitarios. Los peces sin pareja establecen pronto una jerarquía de la que normalmente sólo sale un superviviente o, si el acuario es grande y hay peces de ambos sexos, una pareja. Esta pareja se llevará amistosamente con los otros grandes peces hasta que la hembra esté lista para criar. la supervivencia de sus compañeros depende entonces únicamente del tamaño del acuario. Si pueden nadar lo suficientemente lejos de los límites defendidos por la pareja todo estará en orden, y si no el resto de sus días serán terriblemente brutales, desagradables y, sobre todo, breves. El disponer de muchas rocas que formen refugios y rompan visualmente el acuario de forma que permitan la formación de territorios ayuda bastante, pero es simplemente tentar al destino el intentar mantener una pareja de estos peces en un acuario comunitario de menos de 400 litros.

Amphilophus labiatus (Günther)
Cíclido demonio rojo

Sinónimos

Cichlasoma froebeli (Agassiz) Cichlasoma lobochilus (Günther) Cichlasoma erythraeum (Günther) Cichlasoma dorsatum (Meek)

Primera importación

1964

Distribución

Lagos Managua y Nicaragua

Hábitat

Ubicuo en ambos lagos, pero abunda más en zonas rocosas

Alimentación

Desechos orgánicos, invertebrados (sobre todo caracoles) y pequeños peces

Polimorfismo

Polimórfico respecto tanto al color como al tamaño de los labios

Perfil craneal y desarrollo de la giba nucal

Perfil en pendiente ligera, frente muy indentada

Desarrollo de los labios y forma del maxilar visto desde arriba

Labios muy hinchados en ejemplares salvajes grandes. Los ejemplares criados en acuario conservan un abultamiento mediano en el labio superior. Maxilar como un arco gótico (Figura 9a)

Relación entre la longitud de la cabeza y la del morro. 1: más largo - 2: más corto

1

Formas oligomelánicas

Rojo-anaranjado a rosado; blanco sólido y rojo, se conocen formas pías en blanco y negro y rojo y negro

Patrón de barras laterales en el morfo normal

Más anchas en el centro

Amphilophus citrinellus (Günther)
Cíclido Midas

Sinónimos

Cichlasoma basilaris (Gill and Bransford), Cichlasoma granadense (Meek)

Primera importación

1964

Distribución

Cuenca del San Juan, incluyendo los lagos Managua y Nicaragua, y pequeños lagos de cráter como el Masaya o el Jiloa

Hábitat

Ubícuo en los lagos, pero abunda más en zonas rocosas. Bastante más escaso en los ríos

Alimentación

Desechos orgánicos, invertebrados (sobre todo caracoles) y pequeños peces, también insectos caídos al agua

Polimorfismo

La mayoría de las poblaciones polimórficas respecto al colorido pero la del lago masaya también respecto al desarrollo labiar.

Perfil craneal y desarrollo de la giba nucal

Pendiente moderada, giba nucal muy grande

Desarrollo de los labios y frma del maxilar visto desde arriba

Labios sencillos. Maxilar visto desde arriba como un argo románico

Relación entre la longitud de la cabeza y la longitud de la : 1 (Largo) 3 (Corto)

3

Formas oligomelánicas

De amarillo anaranjado a blanquecino, se conocen formas blanco puro, blanco y amarillo y blanco, amarillo y negro

Patrón de barras laterales en el morfo normal

No presenta bandas

Amphilophus zaliosus (Barlow)
Cíclido flecha

Sinónimos

Ninguno

Primera importación

1972

Distribución

Endémico del lago Apoyo, Nicaragua

Hábitat

Aguas abiertas, a no mucha profundidad

Alimentación

Zooplancton, insectos caídos ala gua y peces pequeños

Polimorfismo

No

Perfil en pendiente moderada, giba de tamaño medio

Perfil en pendiente moderada, giba de tamaño medio

Desarrollo de los labios y frma del maxilar visto desde arriba

Labios sencillos. Maxilar visto desde arriba como un argo románico

Relación entre la longitud de la cabeza y la del morro. 1: más largo - 2: más corto

2

Formas oligomelánicas

Ninguna conocida

Patrón de barras laterales en el morfo normal

Más estrechas en el centro

'Cichlasoma' trimaculatum (Günther)
Cíclido de tres manchas

Sinónimos

Cichlasoma mojarra (meek) Cichlasoma centrale (Meek) Cichlasoma gordonsmithi (Fowler) Cichlasoma cajali (Alvarez and Gutierrez)

Primera importación

1967

Distribución

Laguna de Coyuca, al NO de Acapulco, México, sur de la cuenca del Lempa, El Salvador

Hábitat

Ubicuo tanto en ríos como en lagos de su zona de distribución

Alimentación

Desechos orgánicos, plantas, invertebrados acuáricos y pequeños peces

Polimorfismo

No

La cría en un acuario comunitario no suele presentar problemas. Asumiendo que los otros peces sobrevivan a la experiencia, no hay ninguna ciencia en reproducir a cualquiera de las especies del cuarteto. Los intentos de criar parejas aisladas son más peligrosos, pues a menos que se tomen las precauciones necesarias es más fácil obtener una hembra muerta que una puesta exitosa. El método tradicional consiste en separar a ambos miembros de la pareja con una barrera trasparente que se retira cuando la hembra muestra ya el ovopositor. este método obtiene los mejores resultados con hembras que midan menos de un 85 % de la talla del macho (Barlow, 1976; Barlow, Rogers and Capetto, 1978) y en acuarios llenos de refugios en los que ella pueda entrar y el macho no. el proveer a los peces de algo que libere sus tensiones, como un acuario adyacente con otros peces grandes, también ayuda mucho. Aunque ninguno de estos trucos exime de la necesidad de vigilar atentamente a la pareja una vez que se retira la separación. Debido a la velocidad con la que un macho puede matar a una hembra, un intervalo de diez minutos sin vigilancia puede tener serias consecuencias. Si la hembra está lista para criar no deberían producirse hechos más violentos que leves mordiscos en la cola y algunas presas de mandíbulas. Si por otra parte el macho comienza a atacar deliberadamente a la hembra los peces deben ser separados, para volver a intentarlo después de 24 h.

Dado que este método no deja de estar exento de sus riesgos, el de la separación incompleta merece una mención como forma segura de criar grandes cíclidos frezadores de sustrato. Esta técnica reduce los peligros para la hembra a cero, y es el método más sensato cuando sólo se dispone de una pareja o de peces irreemplazables. Una rejilla, o un cristal que llega hasta 2-3 cm del fondo separa ambos peces. del lado de la hembra se sitúa un sustrato de puesta vertical a no más de 20 cm de la barrera. Los peces comenzarán la puesta incluso estando físicamente separados. Aunque la distancia del macho a la hembra impide que todos los huevos sean fecundados, incluso un éxito parcial redunda en muchos más alevines de los que un aficionado puede criar.

Partiendo de que el cortejo haya tenido lugar sin incidencias, la pareja llevará a cabo la puesta igual que los A. citrinellus de las fotos de abajo. Los huevos elípticos miden unos 2 mm de diámetro mayor y son de color gris a verde oliva. A 27° C eclosionan en dos días, y los alevines ya nadan cuatro días más tarde. Aceptan desde el primer momento microlombrices, nauplios de artemia y alimentos secos muy molidos. Los alevines de las tres especies nicaragüenses también picotean el mucus de los flancos de sus padres (Noakes and Barlow, 1973). Crecen rápidamente, y dado que el tamaño de las puestas varía entre 200 y 7,500 huevos, esta costumbre puede causar serios daños a los padres, que en el acuario no pueden escapar de las "atenciones" de sus alevines. Un movimiento brusco de las aletas pectorales es la señal de que los padres se están cansando de que los alevines los picoteen, y si no se separa a los alevines los padres subrirán heridas en la piel y daños en las aletas.

Amphilophus citrinellus Amphilophus citrinellus Amphilophus citrinellus
Amphilophus citrinellus

Figura 10: (Izquierda) Se muestra el instante previo a la puesta de Amphilophus citrinellus. La hembra (delante) muestra a las claras el ovopositor, síntoma de que la puesta es inminente. La secuencia de puesta, Figuras 11-13: (izquierda y arriba derecha). El Amphilophus citrinellus desova en superficies verticales, a poder ser en lugares cerrados. Una maceta de 25 cm cortada por la mitad es un lugar de desove excelente tanto para el Midas como para los otros cíclidos de su grupo. La hembra inicia el proceso pasando varias veces sobre el lugar de puesta, seguida por su compañero. Finalmnete la hembra comienza a poner los huevos. Acabada la puesta ella se encarga de ventilar y limpiar los huevos y el macho de defender el lugar de posibles enemigos.

Amphilophus citrinellus Picture
Amphilophus citrinellus Amphilophus citrinellus

Figura 14: (Arriba izquierda) El alevín recién nacido de A. citrinellus, al igual que los de otras muchas especies de frezadores de sustrato, posee dos glándulas adhesivas en la cabeza que le permiten mantenerse firme incluso en zonas con corrientes fuertes. Figura l5: (Arriba derecha) Los alevines que aún no nadan suelen ser trasportados a huecos previamente cavados en el sustrato. En la foto vemos a la hembra, pero ambos progenitores se encargan de esta tarea. Figura 16: (Izquierda) Esta nube de alevines representa alrededor de 1/4 de los producidos por la pareja. La notable fecundidad de estos peces es una adaptación a la presión predadora que sufren en la naturaleza. el canibalismo entre hermanos, que suele darse pasadas unas semanas del nacimiento, suele ser para el aficionado más una bendición que un problema. Figura 17: (derecha) El aficionado lo suficientemente imprudente como para meter la mano en medio de la familia debe saber que será mordido sin piedad. A estos cíclidos les cuesta bien poco hacer sangre en sus ataques. A pesar de la agresividad de los padres sólo el 10 % de las crías consigue pasar del mes de vida en la naturaleza. Fotos por Paul V. Loiselle.

Hacia la sexta semana de vida los alevines ya miden entre 1 y 1.5 cm. A no ser que se pongan medos para impedirlo el canibalismo comenzará a disminuir el tamaño de la puesta hacia el segundo mes de vida. Pero como casi ningún aficionado tiene espacio o ganas para criar grandes cantidades de estas especies con poca salida comercial, estas cenas en familia son más bien una bendición de la providencia que una calamidad.

Las típicas manchas negras de estas especies aparecen cuando los jóvenes miden unos 3 cm. Los alevines del demonio rojo y de los Midas nacen ya con color, al contrario que en otros cíclidos oligomelánicos. La edad del cambio de coloración en A. citrinellus y A. labiatus es variable. En la naturaleza la segregación de melanina mengua a partir de que los peces alcanzan unos 10-15 cm, tamaño suficiente como para escapar de muchos de los peligros. Una selección inconsciente que busca la metamorfosis precoz en A. labiatus ha resultado en individuos que cambian de color a los 3 meses, en vez de a los 18 habituales. Los cíclidos Midas parecen madurar algo más tarde. Los especímenes del laboratorio de Barlow rara vez cambian de color antes de los 17 meses, y algunos tardan dos o hasta tres años. Habida cuenta de que estos peces pueden criar a partir de los 9-10 meses de edad, es perfectamente posible que un individuo se haya reproducido varias veces antes de haber cambiado de color. esta variabilidad en la metamorfosis ha complicado mucho el estudio de la herencia del oligomelanismo en estas especies. De acuerdo con Barlow (com. pers.) de una línea pura de A. citrinellus amarillos saldrán un 100 % de amarillos. Lo mismo parece darse con A. labiatus (Macrum, com. pers.).

Los primeros demonios rojos importados llegaron a costar hasta 500 US$ cada uno, pero ni el A. labiatus ni el A. citrinellus han llegado a adquirir la importancia comercial de sus parientes africanos. Una explicación es el coste que supone mantener una gran masa de peces que será rechazada por el mercado hasta que se produzca el cambio de coloración. Pero sospecho que el problema está en mantener peces grandes y agresivos como éstos, sean las especies polimórficas o el 'C.' trimaculatum. Y es una pena, porque pocos peces habrá con una conducta tan interesante, y además son peces fuertes y bonitos. Así pues, si ya estás aburrido de criar una serie aparentemente interminable de criadores bucales del Malawi y quieres probar con un pez que realmente ponga a prueba tus dotes como acuarista, dale una oportunidad a alguna de estas mojarras. Te exasperarán, frustarán y enfadarán, pero de una cosa puedes estar seguro, ¡nunca te vas a aburrir!

Referencias

  • Barlow, G.W. 1976. The Midas Cichlid in Nicaragua. In T.B. Thorson (Ed.) Investigarions of the Ichthyofauna of Nicaraguan Lakes. School of Life Sciences, University of Nebraska, Lincoln, pp. 333-358.
  • Barlow, G.W. and R. Cappetto. 1974. A food for all pisces. Buntharsche Bull. (45): 18-21. Barlow, G.W. and J.W. Munsey. 1976. The red devil Midas arrow cichlid species complex in Nicaragua. In T.B. Thorson (Ed.) Investigations of the Ichthyofauna of Nicarguan Lakes. School of Life Sciences, U. of Nebraska, Lincoln, pp. 359-369.
  • Baylis, J.R. 1976. A quantitative study of long-term courtship. I. Ethological isolation between sympatric populations of the Midas cichlid Cichlasoma citrinellum and the arrow cichlid, C. zaliosum. Behavioar 59: 59-69.
  • Hildenbrand, S.F. 1926. Fishes of the Republic of El Salvador, Central America. Bull. U.S. Bur. Fisheries 41: 237-282.
  • Loiselle, P.V. 1978a. Two living treasures from the land of the Mayans. F.A.M.A. 1(10): 15-17 est seq.
  • Loiselle, P.V. 1978b. An aquaristic overview of the genus Haplochromis. I. Riverine and northern Rift Lake species. F.A.M.A. 1(12): 42-63 est seq.
  • Miller, R.R. 1966. Geographical distribution of Central American freshwater fishes. Copeia (4): 773-801. Mortensen, J. 1978. Keeping big, nasty cichlids. F.A.hf.A. 1(4): 14-17.
  • Noakes, D.L.G. and G.W. Barlow. 1973. Ontogeny of parent contacting in young Cichlasoma citrinellum (Pisces, Cichlidae). Behaviour 46: 221-225.
  • Schofield, D. 1965a. The Red Devils. Aquar. J. 36(1): 5-13.
  • Schofield, D. 1965b. The (Red) devil you say! Aquar. J. 36(7): 322-326 et. seq. 67

Referencias (5):

  • Barlow, George W.. 1976. "The Midas Cichlid in Nicaragua". Investigations of the ichthyofauna of Nicaraguan Lakes. pp. 333-358 (crc01112)
  • Hildebrand, Samuel Frederick. 1925. "Fishes of the Republic of El Salvador, Central America". Bulletin of the United States Bureau of Fisheries. pp. 237-287 (crc01157)
  • Loiselle, Paul V. 1978. "An aquaristic overview of the genus Haplochromis. I. Riverine and northern Rift Lake species". Freshwater and Marine Aquarium (FAMA). v. 1(n. 12), pp. 42-47 (crc05981)
  • Miller, Robert Rush. 1966. "Geographical distribution of Central American freshwater fishes". Copeia. v. 1966 (n. 4); pp. 773-802 (crc01105)
  • Noakes, David L.G & G.W. Barlow. 1973. "Ontogeny of Parent-Contacting in Young Cichlasoma citrinellum (Pisces, Cichlidae)". Behaviour. v. 46(n. 3-4), pp. 221-255. DOI: 10.1163/156853973X00021 (crc05384) (resumen)

Cita

Loiselle, Paul V. (noviembre 07, 1998). "El grupo de especies de Amphilophus labiatus". Cichlid Room Companion. Consultado en febrero 25, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=106&lang=es.