Cichlid Room Companion

Artículos

Mantenimiento del Caquetaia umbrifera, el desconocido rey de los cíclidos del Nuevo Mundo

Por , 2000. printer
Publicado
Jeff Rapps, 2000

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (11-may.-2017)

Clasificación: Mantenimiento en cautiverio, Centro y norte -américa.

Caquetaia umbrifera

El Caquetaia umbrifera Meek and Hildebrand, 1913, un hermoso y enorme cíclido del Nuevo mundo, vive desde la cuenca del Tuira, en la costa pacífica de Panamá, hasta el río Magdalena, en la costa atlántica de Colombia (Conkel, 1993). En Colombia a esta especie se la conoce tanto por el nombre de mojarra negra como por el de mojarra anzuelera. En su hábitat natural, el cíclido de marcas azules o "umbri" (ambos nombres comerciales) es un piscívoro de aguas abiertas.

Por lo que yo sé, este mangallón (que puede alcanzar los 60 cm en cautividad) hizo su debut entre los aficionados estadounidenses en 1975. Algunos juveniles salvajes aparecieron como "contaminantes" de un cargamento de Geophagus steidachneri recibido por Tom DePiro (un gran entusiasta de los Heroini), del noreste de EE.UU. Al mismo tiempo, en el Medio Oeste, James Langhammer, del Belle Isle Aquarium (Detroit, Michigan) descubrió unos pocos umbris en un tanque de un importador lleno de Aequidens metae. Ambos descubrimientos tuvieron lugar entre peces venidos de Colombia. Por aquel tiempo se desató una gran polémica en torno a aquella especie aparentemente nueva, y no pude esperar a tenerla yo mismo.

Los machos de Caquetaia umbrifera pueden alcanzar los 60 cm de longitud total; y los ejemplares más ancianos, mantenidos en las mejores condiciones, pueden ser incluso mayores. La mayor de las hembras que he mantenido tenía 35 cm. así pues, el umbri es uno de los mayores cíclidos neotropicales; sólo el Parachromis dovii y algunos Cichla spp. le hacen sombra.

Los umbris adultos de ambos sexos poseen una característica marca azul metálica en los opérculos, que aparece cuando sólo tienen 5 cm. Los machos adultos presentan un tono cobrizo con un punto azul en el centro de cada escama. La garganta y la nuca son pardo rojizas; y la aleta dorsal presenta un borde rojo. Las aletas impares presentan un bonito reticulado turquesa. Además en los machos tanto la aleta dorsal como la anal presentan proyecciones filamentosas que alcanzan la cola. En ejemplares juveniles y hembras no reproductoras una banda negra recorre el cuerpo, partiendo de detrás del ojo hasta el pedúnculo caudal. Las hembras adultas presentan un color de fondo verde grisáceo con menos azul por el cuerpo y aletas; cuando están criado todo su cuerpo se vuelve amarillo verdoso o incluso amarillo limón. La parte anteriror de su aleta dorsal adquiere un llamativo tono negro, al igual que las partes distales de las aletas ventrales y anal. La marca negra del pedúnculo caudal permanece bien marcada. Los juveniles, como ya se ha dicho, presentan una línea a lo largo del cuerpo, y además dos grandes lunares negros, uno a mitad del cuerpo y otro en el pedúnculo caudal. Su color de fondo es gris verdoso.

En el acuario los umbris juveniles pueden mantenerse con éxito junto con otros grandes 'Cichlasoma'. Los peces jóvenes son algo tímidos, permaneciendo dentro o cerca de cuevas u otros refugios del acuario. Sin embargo salen gustosamente de sus escondites cada vez que se les da de comer. A medida que van creciendo, ese carácter tímido va siendo sustituido por la tendencia a ser el pez más combativo del acuario. He leído varios casos de umbris adultos despellejando y dejando sin aletas a sus compañeros de acuario, situación que se me antoja perfectamente probable si una pareja decide desovar en un tanque comunitario. Por otra parte, mi experiencia me dice que ejemplares de Caquetaia umbrifera no reproductores mantenidos junto con otros compañeros agresivos pueden acabar siendo matados.

Incluso siendo juveniles, los umbris muestran una clara tendencia a la insociabilidad, por lo que deben ser mantenidos en tanques lo más grandes posible. Un acuario de 200 litros lleno de escondites es el requerimiento mínimo, y a medida que los peces se hacen adultos acuarios de 300-400 litros se hacen necesarios para albergar a una pareja y sus crías. Asegúrate de vigilar a los más jóvenes de cerca, ya que los más débiles irán apareciendo contra las esquinas del acuario, con heridas y aletas rotas. estos individuos deben ser puestos aparte, y los intentos de reintegrarlos con sus compañeros una vez curados (incluso cambiando la decoración) suelen fracasar. Siempre es buena idea conservar estos peces, ya que a medida que sus compañeros crecen y se embrutecen pueden suceder desgracias, y siempre quedan estos reservorios para la reproducción. Cuando alcanzan unos 10 cm los sexos son ya reconocibles. Los machos comienzan a mostrar más azul por el cuerpo, y sus aletas se van alargando. Tambien son más longilíneos que las hembras y de mayor tamaño para peces de una misma edad.

Si tienes suerte, surgirá una pareja entre el macho dominante y la hembra que elija. Verás dos peces que nadan juntos y defienden una zona concreta. Durante este periodo es frecuente ver al macho cortejando a su pareja, cuando no está defendiendo el territorio. Si la hembra atiende a sus insinuaciones en vez de rehuirlas, es señal clara de que se ha formado una pareja. En este momento es mejor retirar los otros peces del acuario, por su propia seguridad. El peligro está en que la pareja se rompa al sacar los otros peces, y el intentar usar peces escuela con los umbris siempre acaba en una carnicería. por eso, y a menos que tengas un acuario gigante de más de mil litros, te recomiendo seguir las siguientes indicaciones para mantener una pareja de Caquetaia umbrifera.

Los diferentes tamaños del macho y la hembra pueden ser muy útiles para el acuarista. El método más seguro de criar una pareja de Caquetaia umbrifera es el instalar una pared divisoria incompleta. Para ello hay que practicar en el enrejado de plástico de la barrera agujeros lo suficientemente grandes como para que pase la hembra pero no el macho. te sugiero el hacer más de una de estas vías de escape, para cuando el macho se pone pesado. Por otra parte, estos son peces grandes y muy fuertes, la barrera debe quedar bien firme. Yo para ello corto la barrera algo más larga que el ancho del acuario, de esta forma la coloco ligeramente en diagonal y me es más fácil sujetarla con ventosas como las de los filtros o calentadores. Además uso objetos tales como grandes rocas o troncos para anclarla. Otra opción muy válida sería pegarla con silicona. En resumen, se trata de no entrar un día en la habitación de los peces para encontrarte con que una pareja que llevabas cuidando más de un año va a necesitar hembra nueva.

Caquetaia umbrifera Izquierda: Una hembra adulta de Caquetaia umbrifera, note los ahujeros en la división, que permiten el paso de la hembra pero no del macho mas grande. Derecha: Las caracteristicas sexuales secundarias en C. umbrifera incluyen una ligera gibosidad frontal, un tamaño mayor, marcas mas brillantes y filamentos extendidos en las aletas del macho. Fotos por Jeff Rapps.

Es muy fácil alimentar al Caquetaia umbrifera, acepta una gran variedad de granulados, alimentos congelados y lombrices. Antes solía darles pececillos y cangrejos de río para que se entretuvieran, pero dejé de hacerlo por el miedo de que mis peces se contagiaran de algún parásito.

El agua limpia es esencial para que los peces gocen de buena salud. Para cíclidos grandes como los umbris se hacen necesarios grandes cambios de agua; el pH y la dureza no son tan esenciales siempre que se huya de los extremos. Los peces pueden comenzar a criar con una edad de 10-14 meses, midiendo la hembra unos 10-15 cm y el macho 15-20 cm. La temperatura, que mantendríamos a unos 25°-26° C, puede elevarse uno o dos grados para estimular el desove. A medida que se acerca el momento de la puesta la hembra pasa más tiempo del lado del macho. El cortejo previo al desove incluye sacudidas de cabeza y de cola, apertura de opérculos y aletas y (a veces) limpieza del lugar de puesta. Pocos días después de que comienza esto la hembra toma el característico color amarillo ya descrito. A mis reproductores les proporciono grandes recipientes de cerámica a cada lado de la pared divisoris, al objeto de que: 1°, la sujeten. 2°, el del lado de la hembra sirva de cobijo. 3°, el del lado del macho sirva como lugar de puesta. Yo creía que desovarían dentro del tubo, pero escogieron hacerlo por fuera.

Una vez que la pareja ha desovado con éxito, es una delicia observar la cuidadosa vigilancia de huevos y crías. La hembra permanece casi todo el tiempo cerca de los huevos, mientras el macho se mueve por las áreas periféricas del acuario. Como la pareja está sola en el acuario de reproducción, los ataques van dirigidos a los peces de acuarios vecinos, o a cualquier perro, gato, persona u objeto que se mueva. Es necesario tener cuidado, pues cuando están ocupándose de las crías estos peces no dudan en morder la mano que los alimenta. Lo mejor cuando hay que cambiar el agua o mover cualquier cosa dentro del acuario es inmovilizar a los padres de algún modo.

A 28° C los huevos eclosionan en unas 72 horas. La hembra toma entonces los alevines y los deposita en huecos previamente excavados. Durante los días posteriores los alevines serán movidos de un hueco a otro, hasta que a los seis o siete días comienzan a nadar. Se hace entonces necesario el cubrir la entrada del filtro con algo que evite que succione los alevines. Yo lo que hago es perforar una esponja de las usadas en los filtros pequeños e insertar en ella la alcachofa del filtro. esta esponja debe ser limpiada a menudo, pues tiende a tupirse pronto y con ello disminuye el caudal del filtro. Los alevines aceptan enseguida el alimento, yo uso nauplios de artemia y gránulos pulverizados. Al cambiar el agua del acuario con alevines (recomiendo un 30-40 % semanal), el cubrir la boca del sifón con una media o similar evita que se succionen los alevines.

Caquetaia umbrifera La hembra menos brillantemente coloreada lleva a cabo la mayor parte del cuidado de la puesta. Pez y foto por Jeff Rapps.

El tamaño de la puesta depende de varios factores. Las hembras más jóvenes podrán apenas 100-300 huevos, y las plenamente desarrolladas pueden llegar a los 2000. Los alevines que permanecen con sus padres crecen antes que los que son criados artificialmente. A veces retiro una puesta para criarla artificialmente y que la hembra pueda criar pronto otra vez. la siguiente puesta puede tener lugar tan pronto como doce días más tarde. Sin embargo, estas puestas aceleradas cansan a la hembra y hacen que deje de crecer, mientras que su pareja sí lo hace. Antes retiraba los alevines de los padres transcurrido alrededor de un mes, cuando las crías miden casi 1 cm. Pero últimamente uno o los dos padres se dedican a comerse los alevines, por lo que los retiro en cuanto comienzan a nadar. Tras cuatro o cinco meses de buenos cuidados los alevines ya miden 3-4 cm y ya pueden ser vendidos o lo que sea.

En esta revisión de los cuidados y de la cría del Caquetaia umbrifera he mostrado mis propias experiencias con esta hermosa especie. Por otra parte, mis explicaciones pueden ser fácilmente aplicables a cualquier otra especie de grandes cíclidos monógamos de puesta libre.

Personalmente, el Caquetaia umbrifera es mi favorito de cuantos cíclidos del Nuevo Mundo hay ahora disponibles. Actualmente mantengo tres parejas reproductoras de umbris, midiendo el mayor macho más de 50 cm. Los grandes cíclidos evocan imágenes de poder y grandeza; los umbris adultos son todo esto y mucho más, no sólo por su espectacular talla, si no porque tienen una gran personalidad y se mueven con mucha gracia y dignidad.

Referencias (1):

Cita

Rapps, Jeff. (junio 10, 2000). "Mantenimiento del Caquetaia umbrifera, el desconocido rey de los cíclidos del Nuevo Mundo". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 07, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=138&lang=es.