Cichlid Room Companion

Artículos

Manteniendo y criando mbuna

Por , 2000. printer
Publicado
Pam Chin, 2002

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (24-sept.-2017)

Clasificación: Mantenimiento en cautiverio, Lago Malawi.

" A detailed guide about the successful keeping and breeding of the wonderful rock dwelling colorful mbuna cichlids from Lake Malawi in east Africa, by one of the foremost worldwide experts in them "

Mbuna, Melanochromis johanni el el Lake Malawi, por Ad Konings

¡Mbuna! Te acuerdas de ellos, fueron probablemente tus primeros cílidos africanos. ¿Recuerdas por qué? Yo sé por qué sigo manteniendo y criando Mbuna, después de trabajar durante diez años con cílidos africanos, por qué nunca he querido dejar de lado estos habitantes de las rocas del lago Malawi. ¿Por qué uno empieza con los Mbuna, o los retoma siempre otra vez? Colores brillantes, acción, su simple mantenimiento o su fácil reproducción tienen mucho que ver. ¡Lee esto, no es otro típico artículo sobre Mbuna!

En pocas palabras, los Mbuna son los peces de los hábitats rocosos del Malawi. Viven entre las pilas de piedras, cada uno formando parte de su comunidad. Algunos metros más allá, otro montón de piedras alberga otra comunidad distinta. Estos peces se parecen todos mucho entre sí, con la salvedad del colorido. Son el opuesto de los Utaka, los peces de aguas abiertas ("Haplochromis") del Malawi. Ambos nombres, Mbuna y Utaka, le han sido dados a los peces por los nativos. Pero, por supuesto, hay excepciones a esta regla. Hay Mbuna que prefieren vivir sobre suelos arenosos poco profundos, y otros que han cambiado las grietas de las rocas por caracolas vacías.

No hay nada como suspirar por un tanque comunitario de Mbuna para catapultarte al fondo de la afición. Todo lo que se necesita es un acuario de doscientos litros con alguna formación rocosa en el fondo. Puedes estar horas mirando a los peces, viendo cómo se relacionan mostrando todo su colorido. La constante actividad del acuario te dará años de entretenimiento. Y estas son las principales razones por las que querrás tener estos peces, color y acción.

No creo que nadie sepa realmente cuántos tipos de Mbuna diferentes hay en el Malawi. Sólo en los últimos años, han llegado hasta nosotros una gran cantidad de nuevas especies y variedades de color. Los Mbuna "típicos" corresponden a los géneros Pseudotropheus, Melanochromis, Labeotropheus y Labidochromis. Cada uno se encuentra en su propio nicho dentro del lago. Cada parte del lago tiene su propia variedad de color. Otra razón por la que los Mbuna pueden ser muy excitantes: seguro que entre la innumerable variedad de colores que están siendo descubiertas encuentras alguna que te guste. Vamos a ver primero los Mbunas "típicos" que están disponibles para ti:

Macho en Laguna Chia, lago Malawi Macho de Metriaclima cyneusmarginatum en Laguna Chia, lago Malawi [Malawi]. Foto por Ad Konings. certificador Ad Konings

Pseudotropheus / Metriaclima

Estos dos géneros son probablemente los mejores exponentes de lo que es un Mbuna. Cada montón de piedras del Malawi parece tener un grupo de Pseudotropheus o Metriaclima viviendo en él. Los hay de todos los colores imaginables. No me llegaría todo este siglo para explicar todas las diferencias entre especies o para poner nombre a todas las variedades de color. Metriaclima zebra es el auténtico rey de las variedades de color, y Pseudotropheus tropheops no se queda atrás. Hay muchas especies nuevas o variedades de color de los que la localidad de origen forma parte del nombre, es por esto que puedes leer P. elongatus Isla Mbenji o Isla Likoma. Estos peces parecen tener todos la misma estructura corporal, aletas, ojos, cabezas... pero cada uno con su color correspondiente. La talla de adultos oscila entre seis y catorce centímetros, según las especies. Algunos presentan dimorfismo sexual y otros no. Se alimentan sobre los lechos de algas que crecen en las rocas, picoteando, ramoneando o limpiando, ingiriendo crustáceos, larvas y algas. Nunca se alejan de las pilas de rocas, su territorio. Desde luego, sus dientes son útiles tanto para pastar como para atacar a sus compañeros de acuario. ¡Los Pseudotropheus pueden ser unos mordedores estupendos! Aunque cuando los mantenemos con peces de su estilo, habrá muchas peleas y carreras, pero pocos daños.

Macho en el lago Malawi Macho de Labeotropheus fuelleborni en el lago Malawi. Foto por David Tarragó. certificador Patrick Tawil

Labeotropheus

Es éste un grupo pequeño, con dos especies; L. fuelleborni y L. trewavasae. Básicamente son como los Pseudotropheus (esto seguro que le ha encantado a los taxónomos) exceptuando que tienen un morro ganchudo. También se presentan en gran variedad de colores. El L. fuelleborni "típico" es el mayor de los dos, su cuerpo es el más grueso y alcanza una talla de 18 cm. L. trewavasae es "típicamente" más pequeño y alargado, alcanzando unos 14 cm. Esta es la base a partir de la cual definir sus diferencias, sin embargo, la mayoría de los taxónomos están de acuerdo en que son dos especies íntimamente relacionadas y que probablemente sean imposibles de distinguir con certeza. Sus extrañas narices han evolucionado a partir de sus hábitos alimenticios, les encantan las alfombras de algas y dejar tras ellos sus marcas de raspaduras. La variedad de color "típica" es un macho azul con una hembra naranja (O, de orange) o naranja moteada (OB, de orange blotched). El famoso "Gato Mermelada" es un macho OB, que se ve rara vez en el lago.

Macho en la isla Nakantenga Macho de Melanochromis auratus en la isla Nakantenga, lago Malawi [Malawi]. Foto por Ad Konings. certificador Patrick Tawil

Melanochromis

Melanochromis auratus y Melanochromis johanni tienen probablemente el título de especies más disponibles para el acuarista. Todo el mundo ha tenido un macho de auratus (normalmente llamado "Rambo") dominando su acuario de Mbuna. Por mucho que busques no encontrarás un pez más agresivo. Simplemente recuerda que está defendiendo su territorio, que es de lo más normal que mate a los intrusos. Los Melanochromis son unos Mbuna depredadores un poco más primitivos que los otros, son más oportunistas y no viven sólo de algas. De hecho Melanochromis lephidophagus es un comedor de escamas, que irónicamente no ataca a los Mbuna. Con un territorio típico de tres metros no debe resultar extraño que un auratus macho en pleno periodo reproductor no tolere a ningún otro macho de ninguna especie en su área de cría. La mayoría de los Melanochromis presentan de adultos dimorfismo sexual. Todos los johanni, por ejemplo, nacen con un bonito amarillo brillante, exactamente como una miniatura de la hembra. Mientras que un macho dominante ostentará un color azul casi negro, los machos dominados permanecerán amarillos. En auratus las crías y hembras son amarillos con rayas negras y blancas, mientras que los machos, por el contrario, son negros con bandas blancas y doradas.

Male in the aquarium A male of Labidochromis sp. 'perlmutt' in the aquarium of Roger Häggström [Sweden]. Foto por Roger Häggström. certificador Patrick Tawil

Labidochromis

Las diferentes especies de Labidochromis han estado disponibles en la afición durante años, pero salvo el Labidochromis caeruleus "Yellow", llegado hace unos pocos años, ningún otro es muy conocido. Este último es ahora el Mbuna más solicitado, y esto se refleja en el precio. La forma blanca o la cremosa de este pez están ahora ganando popularidad, ambas con la banda sub-marginal negra de la aleta dorsal que se ha convertido en su señal de identidad. Los Labidochromis tienen una cabeza y una boca más picuda que los otros Mbuna, merced a sus hábitos alimenticios, consistentes en picotear los crustáceos y caracoles presentes sobre el lecho de algas. Uno de mis favoritos, Labidochromis freibergi, presenta franjas verticales negras con un azul intenso de fondo.

Cría

Los Mbuna pueden ser criados por separado o en un acuario comunitario. Sin embargo, desaconsejo esto por algunas razones.

  1. Los Mbuna se hibridizan. Esto destroza el sentido de una cría exitosa. Es NUESTRA responsabilidad que esto no nos pase. Cruzando variedades de color o distintas especies no se gana nada, sólo se obtiene un híbrido inútil para la afición. Aún está sucediendo que, cuando llega uno al comercio habitual, ve un acuario etiquetado como: "Africanos varios". ¿Durante cuánto tiempo seguirán exportándose Mbuna desde el Malawi? Los gobiernos de la zona son inestables, y la parte sur del lago es ahora Parque Nacional, con la consiguiente regularización de la pesca. Cuando busques un Mbuna para criar y encuentres uno que no conoces, cómpralo. La calidad de los libros disponibles sobre especies de Mbuna y del lago Malawi es excelente.

  2. La forma más exitosa de criar Mbuna es en harenes, un macho y varias hembras. Cuando planees tu futura colonia reproductora, lo mejor es comprar crías y dejarlas crecer. Comprando un mínimo de seis te aseguras el tener varios machos y hembras. Yo prefiero comprar por lo menos doce, sé que perderé un par de ellos antes de que alcancen la madurez sexual, y el secreto está en que cuantas más hembras puedas conseguir, más alevines tendrás. Puedes dejar tus alevines en el tanque comunitario, y quizás fuera lo mejor, pero a medida que vayan alcanzando la madurez sexual deberás alojarlos por separado.

  3. Cuando tienes una cría en un tanque comunitario, recuperar los alevines puede ser casi una odisea. También es muy trabajoso desmantelar todo el tanque para capturar una hembra que esté incubando, sin contar con lo estresante que es para ella que la persigan por todo lo largo de un acuario de cuatrocientos litros teniendo la boca llena de huevos. Cuando tienes una colonia de cría en un acuario propio, es más fácil darse cuenta deque una hembra está incubando, y es más fácil separarla ahora a un tanque de cría. Esto es mucho más sencillo para ti y para el pez.

  4. Las agresiones son menos cuando cada especie se aloja por separado. Cuando tienes tres o cuatro especies intentando criar en un acuario comunitario, vas a perder peces. En la naturaleza, el más fuerte sobrevive, y es su prioridad conseguir cuantas más hembras mejor. Es natural que quiera eliminar a todos y cada uno de los otros machos presentes en su territorio. Criándolos por parejas, la hembra sufriría toda la agresividad, pero en un grupo de cría esto no sucede, por lo que es mucho más fácil criar así a los peces.

Acuario

Cuanto mayor sea el acuario, más peces podrá albergar. Yo poseo unos cuantos tanques de cría de 240 l; 120x40x50 cm es un tamaño adecuado. Con una gran superficie puedes apiñar un poco más tus peces, e incrementar la proporción de hembras por macho. Durante los meses de verano puedes albergar tus peces en piscinas de plástico para niños de las que se pueden encontrar en cualquier centro comercial. Pequeños grupos pueden vivir en pequeños tanques de 80 o 100 l, pero bajo vigilancia, realmente necesitan más espacio.

Necesitarás algún tipo de filtración de calidad. Simplemente recuerda que los Mbuna prosperan en agua limpia; cambia el agua a menudo y vigila los desechos nitrogenados. Si éstos son altos, tus peces morirán. Un gran cambio de agua actúa como estimulante de la puesta. Si tus peces se ven opacos o decaídos, verás como un cambio de agua los hace revivir. Yo prefiero usar tanques sin sustrato con filtros de esponja, que son muy fáciles de limpiar. No uso grava por dos razones. Una es que eventualmente las hembras la toman en su boca junto con sus huevos, y las puede dañar. Otra es que los Mbuna adoran excavar. Esto no sólo inutiliza los filtros de placas, si no que hace que el acuario se llene de desperdicios.

Los Mbuna no necesitan una temperatura más elevada que otros peces tropicales. El lago se mantiene a 24-25° C a lo largo del año, así que no necesitas 28° C. En verano (según donde vivas), tu tanque no necesita calefacción. Yo caliento el cuarto de mis acuarios en vez de cada uno por separado. Debes tener en cuenta también que a una temperatura muy baja tus peces no criarán.

Los Mbuna necesitan un pH alto, sobre todo cuando crían. Criarán a pH menor, pero los mejores resultados se dan a pH 8.5 o mayor. Si tu agua no es cemento líquido, deberás prepararla tú mismo usando sales comerciales. Mucha gente obvia esto, pero es crucial para tener éxito con estos peces. No sólo es importante para la cría, si no también para su colorido y actividad.

Tu grupo de Mbuna necesita algún tipo de refugio. A cada pez le gusta tener una cueva propia, y las hembras no dispuestas para la cría o que ya incuban necesitan lugares para esconderse. La forma más fácil de simular las grutas es con tubos de PVC. Puedes usar piedras o macetas, pero es mucho más fácil trabajar con los tubos. Se encuentran con facilidad y no pesan nada, puedes pegarlos con silicona y crear tu propio bloque de pisos para cíclidos. Cuando hay una hembra incubando, simplemente puedes colocarla con su propio tubo en el acuario de cría.

Alimentación

Los libros dicen que algunos mbuna son herbívoros y otros omnívoros, y tal parece que en el lago ellos comen mas que solo alga, pero en el acuario demasiada proteina o carne puede significar la mortal "Hinchazón". Hay muchas teorias acerca de esto, la mejor que he oido explica que es causa de una una simple sobre-alimentación. Una mirada a las diferentes comidas disponibles para ciclidos es apabullante, no es sorprendente que nuestros mbuna estén sobre el lado obeso. No solo estos cíclidos gordos son candidatos apra la "Hinchazón" sino que este exeso de peso puede interferir con la reproducción. Los Mbuna se comerán cualquier cosa que les ofrezcamos, cada vez que camines ante el acuario estarán pidiéndote comida. He tenido éxito alimentando a mis Mbuna con copos vegetales o de espirulina. Y créeme, es mucho mejor que el "Rancho", con el que sólo consigues transformar tus peces en pelotas. También les doy lechuga y escarola. Además de eso, también hay un buen crecimiento de algas sobre los lados del acuario, para esto sólo deja que la luz dé de lleno en los cristales durantye una semana, y tendrás un gran crecimiento.

Reproducción

Una vez que tu colonia de cría tiene alrededor de diez-doce meses de vida, ya deberías estar en condiciones de saber cuál es el macho dominante. También deberías tener una idea de cuáles son los dominados. Básicamente todos los Mbuna se reproducen igual, la única diferencia es si los huevos son fertilizados en el lugar de la puesta o en la boca de la madre. Esto nos lleva a la pregunta de cuál es el papel que las manchas ovoides de la aleta anal del macho jueganm en todo esto. Muchos creen que esta es la única forma de sexar Mbuna. Otros creen que realmente no tienen nada que ver, y que esas manchas símplemente están ahí por un capricho de la evolución. Yo, ni tanto ni tan corto. No creo que puedas sexar un pz sólo por sus manchas, ya que las hembras también pueden tenerlas. Yo sí creo que la cantidad, tamaño y color de las manchas ovoides te pueden ayudar a sexar un pez, en combinación con su tamaño, coloración y aletas. Usando las pautas habituales; aletas puntiagudas vs. aletas romas, color A vs color B, tamaño y comportamiento, tu puedes sexa ya los peces. Algunos creen que el cometido de las manchas ovoides es el de incitar a la hembra a morder la aleta anal del macho, momento en el que se produciría la fecundación. Pero el hecho de que en muchas especies la fertilización se desarrolla fuera de la boca de la madre inutiliza esta teoría. Otros opinan que las manchas sirven para atraer a la hembra hasta el lugar de desove, quién sabe.

Bien, una vez que el grupo ha alcanzado la madurez sexual, es sólo una cuestión de tiempo que empiecen a criar. El macho escogerá un lugar para la puesta, dentro de uno de los tubos o en el suelo desnudo. Cortejará a todas las hembras hasta que encuentre una que responda a sus insinuaciones y le siga hasta el nido. La hembra pone los huevos allí y el macho los fertiliza. La hembra se vuelve, toma los huevos en la boca y pone otra tanda. Esto transcurre así hasta que se acaban los huevos, normalmente tras una hora. La hembra busca ahora un lugar donde esconderse mientras incuba. El macho se queda allí, esperando a próxima hembra.

A mí me gusta retirar la hembra incubadora a un tanque para ella sola o compartido con otras en idéntica situación. Creo que esto reduce el stress y le facilita la incubación. Las hembras aprenden pronto, y tras unas cuantas puestas parece que ya saben que van a ser llevadas a un tanque incubadora. A ellas les gusta, sin machos viciosos ni comida tentadora. Se mueve poco y no pierden tanto peso como las que deben incubar en el tanque de cría. Muy pronto aumentan el número de puestas y tú te ves invadido por mbuna bebés.

Si quieres, puedes liberar las hembras de esta carga. Hay algunas incubadoras comerciales o puedes diseñar una tú mismo. Para que esto funcione es necesaria una cierta práctica, y no te debe desanimar el perder algún lote de huevos. El secreto está en el momentod e abrirles la boca, no debes insistir con fuerza o matarás los huevos, una rotación suave de la mandíbula es el camino a seguir. Yo dejo a las hembras primerizas criar una ciantas veces de forma natural antes de vaciarlas.

Cuidado de los alevines

Cuando la hembra libera sus alevines, tras 21 o 28 días, son lo suficientemente grandes como para comer escamas vegetales pulverizadas. Me gusta darlkes esto junto con nauplios. Los nauplios les darán color a tus alevines, y debes dárselos hasta que alcancen unos dos centímetros y medio. Recuerda seleccionar tus alevines, una cría exitosa es también una cría de calidad.

Conclusiones

No pienses que los mbuna son típicos, hoy en día hay muchas más especies y variedades de las que puedes esperar. Son más fáciles de mantener que la mayoría de los Tanganica y son una manera excelente de costearte tu afición.

Que tus mbuna nunca sufran de "hinchazón"!!

Cita

Chin, Pam. (septiembre 02, 2000). "Manteniendo y criando mbuna". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 03, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=144&lang=es.