Cichlid Room Companion

Artículos

El mantenimiento de los Tropheus y una experiencia en el tratamiento de la hinchazón

Por , 1998. printer
Publicado

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (01-mar.-2003)

Clasificación: Mantenimiento en cautiverio, Lago Tanganyika.

Introduction

La alimentación junto con la calidad del agua, puede considerarse lo más importante para tener éxito con los Tropheus

He mantenido cíclidos durante unos 27 años, y muchos de estos peces han vivido y criado en mis acuarios, pero ninguno me ha causado una impresión mayor que los Tropheus. Desde que tuve los primeros siempre he mantenido algunos ejemplares de este simpático género.

Mi primera experiencia con estos maravillosos peces tuvo lugar hace 12 años, gracias a otro buen aficionado (y buen amigo), Juan Carlos Nieto. Tuve la suerte de obtener mis tres primeros especimenes de Tropheus mooriii "Chipimbi"; dos machos y una hembra. Nunca había visto antes Tropheus "en persona" y desde el primer momento me cautivaron. Alojé a los peces en un acuario de 400 l junto con bastantes Metriaclima zebra y M. lombardoi juveniles. Mis nuevos peces eran adultos de 12 cm, así que no tuvieron problemas para imponerse sobre los Metriaclima.

Por un tiempo estos Tropheus no habían criado, pero no podía creerme que sólo unos días más tarde mi hembra estuviera incubando. Cuatro semanas más tarde ocho bebés nadaban a su alrededor. Desde entonces mi única obsesión fue leer y aprenderlo todo sobre estos peces.

Un año más tarde, tuve la suerte de obtener una colonia de "Tropheus moorii "Kasanga" que vivió y se reprodujo en mis acuarios. Algunos años más tarde, aunque mi número de acuarios no aumentaba, sí lo hacía mi interés por otros cíclidos del Tanganica, así que le di mis Tropheus a otro aficionado y no tuve más durante cuatro años. Hasta que hace dos años decidí volver a mantenerlos.

Hoy en día mantengo bastantes acuarios grandes, la mayoría de ellos con cíclidos del Tanganica, y por supuesto también Tropheus. Mis Tropheus viven en tres acuarios porque son muy numerosos y quiero evitar hibridaciones. Debes evitar el poner juntos peces de variedades similares. Yo siempre intento comprar un mínimo de ocho peces de cada especie o variedad porque en grupo disminuye la agresividad. Estos son mis acuarios: uno de 500 l con Tropheus moorii "Mpulungu", T. moorii "Moliro", T. duboisi "Maswa" y T. brichardi "Kipili". Otro de 400 l con Tropheus moorii "Chaitika", T. brichardi "Mpimbwe" y T. sp. Kaiser I de Ikola. El último acuario, de 260 l, tiene Tropheus moorii "Kasanga" y T. sp. Black de Rutunga.

Como has podido leer en la anterior enumeración, mantengo juntas dos variedades de Tropheus moorii. Esto lo hago porque , aunque los libros lo digan, yo creo que no son la misma especie, porque son muy diferentes. Lo que es más, los he vigilado bastante tiempo y nunca he visto que intentaran criar entre ellos, reproduciéndose siempre con los de su misma variedad. Aunque recordemos que tengo como mínimo ocho de cada, con varios alevines nadando a su alrededor.

Acuarios, filtrado y alimentación

Me gusta colocar un fondo de arena fina y varias rocas de diversos tamaños, sin plantas presentes. No me gustan las rocas volcánicas o muy erosionadas, porque pueden arañar a los peces y éstos no pueden pastar sobre ellas. Además entre las grietas pueden almacenarse restos de comida y heces que luego son difíciles de limpiar. Coloco una iluminación potente para favorecer el desarrollo de las algas.

El sistema de filtrado para cada acuario se compone de uno o dos filtros de bote de 1000 l/h llenos de conchas machacadas que actúan como tampones del pH. Con este sistema el pH se mantiene entre 8 y 8.2, y además evito que baje debido a altos niveles de CO2. Estos filtros desaguan en un seco-húmedo hecho por mí con cristales de 3 mm de grosos de las siguientes dimensiones:

  • 1 cristal lateral de 10 x 47 cm. (4 x 18.8 in.)
  • 1 cristal lateral de 10 x 50 cm. (4 x 20 in.)
  • 2 cristales (frontal & trasero) 50 x 60 (20 x 24 in.)
  • 1 cristal de base 8 x 59.4 cm. (3.2 x 23.76 in.)

Este filtro lo coloco dentro del acuario y lo lleno con bio-bolas o un material equivalente. Sobre éste pongo una esponja o perlón del tamaño adecuado, y finalmente por encima discurre el tubo de retorno del filtro o uno de PVC con múltiples agujero. Este segundo filtro es muy útil para oxigenar el agua y eliminar CO2 y, por ende, estabilizar el pH. siempre que sea posible me gusta tener dos bombas de recirculación en el acuario para mover y airear el agua, de forma que si una falla siempre queda otra. Los acuarios de Tropheus suelen estar superpoblados y en caso de que falle la aireación puede provocarse una mortandad masiva de peces. Además, cambio cada semana el 40 % del agua, aunque esto depende del tamaño del acuario y de cuántos peces contenga.

En lo tocante a la alimentación no voy a hablar ahora de los resultados de una mala alimentación, pues ya lo trato más abajo al hablar de la hinchazón. Ahora sólo quiero reseñar cómo alimento a mis peces.

La alimentación de los Tropheus, junto con el cambio del agua, puede considerarse como uno de los puntos más importantes a la hora de tener éxito con este género. Los Tropheus son peces vegetarianos, a pesar de que en la naturaleza ingieran todo tipo de pequeños animales que viven sobre las algas. Debe tenerse esto en cuenta, pues, a la hora de alimentar en el acuario. Los peces jóvenes de hasta siete centímetros son más sensibles y acusarán más en estrés de un mas cuidado. A estos peces jóvenes los alimento sólo con copos de comida seca: TetraMin®, TetraRubin® y copos de espirulina O.S.I. cuatro veces al día y artemia congelada una o dos veces a la semana. Cada día les doy además una hoja de lechuga, que aunque no es muy nutritiva les aporta muchas vitaminas y fibra, muy necesaria para su aparato digestivo.

Los adultos plantean menos problemas a mi modo de ver. Pueden comer casi de todo pero debe procurarse el no alimentarlos con nada que provenga de animales de sangre caliente. Sólo el pescado, las gambas o los moluscos son apropiados para los Tropheus ADULTOS, dos o tres veces por semana, y no como alimento principal. Mis peces adultos comen los mismos copos que los jóvenes y tres veces por semana Mysis, Artemia, Cyclops o camarones.

Hinchazón, ¿qué es y cómo se trata?

Esta desafortunada enfermedad es nueva para mí, pues nunca había tenido problemas con ella. tras cuatro años sin mantener Tropheus en mis acuarios, hice un viaje a Alemania en el verano de 1996. Compré bastantes Tropheus jóvenes, y cuando llegué a casa todos los peces parecían estar bien. Unos días más tarde uno de ellos no quiso comer. Se colocaba en una esquina, cerca de la superficie, y su abdomen se empezaba a hinchar. Respiraba muy rápido y ansiosamente, y sólo defecaba heces delgadas y blancas. En los días posteriores otros peces comenzaron a mostrar los mismos síntomas y en una semana la mayoría comenzaron a morir. Dos semanas más tarde todos lo habían hecho, ¡había perdido 24 peces! Por aquel entonces yo no sabía qué era lo que pasaba. Pensaba que se trataba de algo bacteriano e intenté medicar con Furanace® en las dosis habituales, pero fue inútil.

De acuerdo con Dieter Untergasser, la hinchazón puede deberse a "un flagelado intestinal, Cryptobia sp., que parasita únicamente al intestino. Los peces afectados defecan heces blancas y mueren en pocos días, mientras que su abdomen se va hinchando". Efectivamente estos dos síntomas son característicos de la hinchazón, pero además pueden presentarse también pérdida de apetito y balanceo, aunque no presentes en todos los casos. En el capítulo cuatro menciona otra enfermedad muy similar denominada "distensión abdominal", de la que dice algo muy interesante: "Virus internos infectan al pez, pero las bacterias están siempre implicadas, hasta el punto de llegar a ser la causa principal (...). Incluso sin un hospedador adecuado, las bacterias permanecen viables y reproduciéndose en el agua y el lodo. Como pertenecen a la flora bacteriana habitual del acuario los peces son resistentes frente a ellas. Los peces están en peligro sólo cuando: están hacinados, mal alimentados, sometidos al estrés del frío o el transporte o en agua sucia. Una vez que el pez se ve infectado, libera gran número de bacterias, exponiendo a sus compañeros a la enfermedad, que se caracteriza a menudo por el gran acúmulo de líquidos en la cavidad corporal (...). Los peces permanecen ocultos o justo bajo la superficie y con las aletas plegadas o muy poco extendidas. El reflejo ocular también se debilita. El ano está a menudo inflamado (...), la mucosa intestinal se desprende y es eliminada, por lo que la disección revela un intestino delgado y transparente. El riñón está inflamado, el hígado se vuelve entre amarillo y marrón claro y sus células se desprenden. Se encuentran muchas bacterias sésiles y móviles en hígado, vesícula biliar, riñón y cavidad corporal. El tratamiento es posible en estadíos tempranos. Los peces afectados y los que se sospeche puedan estarlo deben ser inmediatamente aislados y vigilados."

Hasta aquí pueden verse varias similitudes con los síntomas de la hinchazón, y realmente creo que son la misma cosa, o tal vez en el caso de los Tropheus la acción conjunta de bacterias y flagelados. Por otra parte, otros autores arguyen que el estrés derivado del transporte o el acoso pueda activar y favorecer la propagación de colonias incontroladas de flagelados. estos flagelados atacan los tejidos intestinales dañándolos, y más tarde esto deriva en una infección intestinal de las llagas y en la completa destrucción de los tejidos.

De todas estas cosas podemos deducir que lo más importante es la prevención. Observar a los peces tras haberlos trasportado, cambiado de lugar o hacer cambios en el acuario, es la mejor forma de evitar pérdidas en los peces. Los peces recién adquiridos deben colocarse en un acuario de cuarentena, con algunos refugios de forma que aunque podamos verlos constantemente los peces se sientan protegidos. En un pequeño acuario de unos cien litros se nos hará más fácil observar y medicar, además de ahorrar dinero en productos químicos.

Durante este tiempo he probado diversos medicamentos: Furanace®, Clout®, ambos a la vez, Metronidazol solamente, Hidrocloridro de Minociclina y Terramicina. he salvado algunos Tropheus, pero he perdido a la mayoría. Estuve buscando un tratamiento totalmente efectivo en la bibliografía, entre mis amigos, en los comercios y en Internet, pero nunca estaba satisfecho con los resultados. Por último hice un viaje a Alemania en la primavera de 1998 y aproveché para hablar con comerciantes y criadores. Fue entonces cuando aprendí el único tratamiento realmente efectivo, salvando el 100 % de mis peces cuando era capaz de tomar la enfermedad al principio. El tratamiento es el siguiente:

  • 1 grs. de Metronidazol por cada 100 litros de agua del acuario
  • 2 grs. de Aquafuran por cada 100 litros (o el doble de Furanace)

El Metrondazol se muele hasta hacer un polvo fino que se disuelve en agua templada y se distribuye por la superficie del acuario; se actúa igual con el Aquafuran. Aunque el filtro siga funcionando, debemos retirar el filtrante biológico. de igual forma debemos colocar aireación suplementaria en el acuario para incrementar los niveles de oxígeno. El acuario hospital debe estar en un lugar tranquilo de casa, evitando lugares muy visitados, como pasillos.

Este tratamiento debe continuar durante tres días, tras los que haremos un cambio del 40 % del agua y esperaremos otros tres o cuatro días antes de comenzar de nuevo. este segundo tratamiento debe hacerse para eliminar la posibilidad de que quistes remanentes puedan reinfectar a los peces. Los quistes resisten a los tratamientos y sólo pueden matarse cuando están activos. Entre dos tratamientos deben hacerse cambios diarios de agua.

Y este es el modo en que he salvado al 100 % de mis peces, al menos de momento. Por último quiero recordar la necesidad de hacer los cambios de agua pertinentes y uno final de otro 40 % tras acabar el tratamiento. Después ya se puede volver a colocar el filtrante biológico de nuevo en el filtro. Deberemos vigilar de cerca de los peces durante al menos un mes, para asegurarnos de que no hay ningún rebrote de la enfermedad. Tan pronto como un pez no quiera comer debe uno prepararse para actuar.

Durante todo el tratamiento y los días siguientes yo sólo alimento con copos de espirulina. En los casos más severos, con peces seriamente afectados, se puede intentar otro tratamiento más fuerte a base de 4 g de Metronidazol por cada cien litros + 2 g de Aquafuran, oxigenando siempre a fondo.

Finalmente, no es bueno abusar del Metronidazol, en la medida en que puede ser muy dañino para los órganos internos: hígado y riñón. tras el segundo tratamiento debe esperarse siempre una semana antes de empezar otro.

Agradecimientos

Quiero agradecer a varias personas la ayuda que con sus conocimientos me prestaron a la hora de tratar la hinchazón, gracias a todos: Ad Konings, Jessica Miller, Juan Miguel Artigas, Mary Bailey, Paul Optenkamp de Verduijin Cichlids, Thomas Lepel de Mal-Ta-Vi, Malawi-Tanganjika-Aquarium de Grefrath, Alemania

Bibliografía

  • Andrews C., A. Exell & N. Carrington, 1996, The Manual of Fish Health, Salamander Book LTD.
  • Konings, A. et al, 1993, Enjoying Cichlids, Cichlid Press
  • Melke, S., 1993, Succes with Cichlids from Lakes Malawi & Tanganyika, TFH Publicatios
  • Staeck, W. & H. Linke, 1994, African Cichlids II. Cichlids from Eastern Africa, Tetra-Press
  • Untergasser, D., 1989, Handbook of Fish Disease, TFH Publications
  • Untergasser, D., 1991, Discus Health, TFH Publications

Cita

Suarez Santana, Javier. (diciembre 30, 2001). "El mantenimiento de los Tropheus y una experiencia en el tratamiento de la hinchazón". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 08, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=164&lang=es.