Cichlid Room Companion

Artículos

Capturando, manteniendo y criando al Herichthys sp. 'Turquesa'

Por , 2002. printer
Publicado
Don Danko, 2000

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (24-feb.-2017)

Clasificación: Detalles de la especie, Centro y norte -américa.

Turquoise Herichthys
(Este artículo fue originalmente publicado en el "Buntbarsche Bulletin" 125 y 130 (Abril 2001) pp. 1-8, la revista de la American Cichlid Association. Por favor, consulte la ACA home page para cuestiones de inscripción. Este artículo se reproduce aquí con permiso del autor, Don Danko)

Los cíclidos están muy bien representados en México, floreciendo desde Río Grande al norte hasta el extremo más sureño del país. El género Herichthys es particularmente abundante, y las dos especies más famosas son H. cyanoguttatus y H. carpintis. Hay otras especies menos conocidas, y de una de ellas vamos a hablar en este artículo. Esta especie proviene de Poza Rica, México, y se la conoce como Herichthys sp. "Turquesa" debido a su coloración azul verdosa. Aunque se pensaba que era una especie nueva, este pez podría corresponder realmente con el Herichthys geddesi descrito por Regan en 1905. En este artículo voy a dejar plasmadas mis experiencias de doce años de captuar, mantener y criar este pez.

El sueño de recolectar esta especie comenzó a principios de 1989, cuando estaba planeando un viaje a México junto con algunos amigos: Juan Miguel Artigas Azas, mexicano; y Willem Heijns, holandés. Nuestro plan era pasarnos un fin de semana intentando capturar 'Cichlasoma' beani en la costa oeste, para luego realizar otro viaje de una semana a Huasteca, una rica área tropical en la zona baja del río Pánuco. Como era el primer viaje de Willem a México pretendía impresionarle con la belleza del país, y más especialmente con la de Huasteca, para mostrarle la gran cantidad de pintorescos manantiales que adorman la regón. Como yo ya había estado en esa zona más veces, decidí enfocar el viaje en una zona al sur de la región, revisando los ríos costeros estre Tampico y Veracruz, a la búsqueda de los Herichthys que pudiera haber en esta zona. Juan Miguel y yo habíamos pasado por allí en abril de 1987, pero las lluvias habían hecho la recolección imposible. Había visto fotos de los peces de esta área en un libro titulado "Die Buntbarsche der Neuen Welt", de Rainer Stawikowski y Uwe Werner (1985), y estaba intrigado por la posibilidad de recolectar una o más especies nuevas para mí. Willem ha hablado de sus impresiones de este viaje en dos breves artículos presentes en las páginas 72 y 73 del cichlid Yearbook Volumen 1 (1991), pero sin embargo el lugar exacto de recolecta del Herichthys sp. "Turquesa" necesita de una puntualización.

La Ruta

El fin de semana anterior al viaje a Huasteca tuvo lugar el rápido viaje a la costa del Pacífico para recolectar 'Cichlasoma' beani cerca de la ciudad de Tepic. Este viaje fue realmente una carrera contra reloj por la costa oeste de México. Dejamos San Luis Potosí el sábado por la mañana y conducimos todo el día hasta llegar a Tepic ya cerca de media noche. El viaje en furgoneta es muy lento y aburrido, sobre todo al atravesar la gran ciudad de Guadalajara sin la ayuda de ningún tipo de circunvalación. Una ciudad en el camino, Tequila, era particularmente interesante, por ser el lugar donde se cultiva el agave para con él fabricar la bien conocida bebida alcohólica del mismo nombre. El domingo por la mañana fue particularmente productivo, y en una hora ya habíamnos capturado todos los "C" beani que pensábamos llevarnos, en un río muy enlodado cerca de Tepic. Como Juan Miguel tenía que trabajar el lunes, emprendimos enseguida el viaje de vuelta a San Luis Potosí. El precioso cargamento quedaría instalado en los acuarios de Juan Miguel mientras Willem y yo íbamos a Huasteca.

A la mañana siguiente, Willem y yo recogimos el coche de alquiler que Juan Miguel nos había reservado, un pequeño Nissan rojo bastante usado. No era el típico 4x4 que la gente asocia con una expedición, pero demostró ser un vehículo muy útil. Nada mas salir de san Luis Potosí enfilamos hacia el este, en dirección a Ciudad Valles, nuestro planeado cuartel general para esta semana. El viaje de tres horas nos llevó a través de las bellas pero peligrosas montañas de la Sierra de álvarez. En esta accidentada parte del viaje hay que mantenerse muy atento debido a las pronunciadas curvas del camino. Tras atravesar las montañas llegamos a la ciudad de Río Verde, lugar donde se encuentra la famosa Laguna de Media Luna, hogar del Herichthys bartoni y del H. labridens. Aunque ya íbamos a visitar esta zona en el viaje de regreso, nos detuvimos unos momentos para echar un vistazo en el canal que atraviesa la carretera principal a Río Verde. Después de esto seguimos viaje, cruzándonos también con la carretera a Tamasopo, otro lugar a visitar durante esta semana. Ya en Ciudad Valles, nos detuvimos en el Hotel Taninúl, un lugar maravilloso a las afueras. este hotel está muy cerca del fantástico manantial Taninúl, llamado El Nacimiento y que origina el río florido, afluente del Pánuco. El Hotel Taninúl nos sirvió como campamento base desde el que llegar a los lugares de recolección, tales como Tamasopo, Axtla, Taninúl o Poza Rica en poco tiempo.

Rio Cazones at Poza Rica El Río Cazones en Poza Rica, Veracruz, México, hábitat del Herichthys turquesa. Foto por Don Danko.

El Hotel Taninúl es un lugar maravilloso en sí mismo. Posee un pequeño zoo con animales de la región, una piscina de aguas sulfurosas, estanques con Lepisósteos y caimanes, un agradable bar-restaurante, y muchas más cosas. Incluso después de haber estado allí varias veces, me sigue pareciendo un verdadero placer el volver. Una vez ya establecidos, estudiamos los mapas trazando una ruta a Poza Rica lo más directa posible. De paso íbamos marcando los lugares potenciales de recolección a lo largo del camino. Había que aprovechar el día al máximo, así que decidimos tomar la autopista 105 hasta Tempoal, luego la 127 hasta El Alazán, y luego dirigirnos al sur hasta Poza Rica atravesando El álamo. esta ruta nos evitaría perder tiempo por la carretera costera de Tampico. Incluso con estos atajos nos hacía falta todo el tiempo posible, así que nos levantamos muy de mañana y no volvimos hasta bien entrada la noche, cenando hacia las 10 en un pueblecito al sur de Valles. A lo largo del viaje las carreteras habían sido bastante malas, pero una vez llegamos a El álamo mejoraron mucho, pero también aumentó el tráfico. Nuestro primer lugar de recolección fue la propia ciudad de El álamo, en el río Pantepec. Aquí pescamos bastantes Herichthys que una vez llegaron a la madurez se parecían mucho a H. carpintis. Pero no fue aquí donde capturamos al Herichthys sp. "Turquesa", como se decía en el artículo del Cichlid Yearbook, Volumen 1.

Tras pasar aquí algún tiempo, decidimos continuar hacia Poza Rica. Nada más llegar fuimos al río principal de la ciudad, conocido como Cazones, que corre hacia el este atravesando la villa. Nos pusimos a pescar bajo el puente de la carretera, donde el río era ancho y de aguas rápidas. Tras colocar la nasa en diversos lugares pude capturar un pez de entre diez y doce centímetros, del tipo que tanto Willem como yo estábamos ansiosos por tener. Su belleza era apabullante, de un turquesa fuerte con estrías rojas por la cara, todo esto aumentado por el claro sol mexicano. Acababa de nacer el nombre de "Turquesa". Seguimos pescando, con el objeto de capturar doce peces, seis para cada uno, y así intentar propagar la especie. Pero esto era casi imposible en aquel gran río de aguas rápidas, y menos con una sola nasa. Así pues dejamos el río principal buscando un tributario con menos corriente y, esperábamos, más peces. Encontramos pronto uno, de corriente muy lenta debido a la profusión de plantas acuáticas. El agua estaba muy turbia, cargada de restos orgánicos, y no olía especialmente bien. A pesar del olor demostró ser un buen lugar, pues conseguí capturar aquí los doce peces que nos habíamos propuesto. Realmente no conseguí el último hasta que ya anochecía. La pesca se hacía difícil debido a la enorme población de tilapias, entre las que parecían diluirse los Herichthys. Además, sólo capturamos ejemplares de entre siete y quince centímetros, ninguno menor. Además, la turbidez del agua nos impedía el bucear para buscar una pareja reproductora que nos proveyera de cierta cantidad de peces pequeños. No hace falta decir que el filete que cenamos, regado con una Corona bien fría, nos sentó de maravilla, después de un día tan agotador. Por suerte todos nuestros Herichthys sobrevivieron al viaje de vuelta a Valles, al posterior a San Luis y finalmente al que los llevaría al lugar de destino, en Holanda ó EE.UU.

Pareja de  Herichthys 'Turquesa' Pareja de Herichthys turquesa cuidando su puesta en el acuario. Pez y Foto por Don Danko.

Una vez ya en casa, los Herichthys sp. "Turquesa" recuperaron el precioso color que tenían en México. Llaman la atención en cualquier acuario en el que vivan. Los juveniles presentan un moteado turquesa que se va consolidando y extendiendo a medida que crecen. De hecho, la mayoría de los machos adultos que he tenido presentan un color turquesa brillante por todo lo largo del cuerpo. Las hembras suelen presentar más manchas. La forma del cuerpo es muy similar a la del H. carpintis, con un cuerpo alto y comprimido y un perfil muy pronunciado. El tamaño máximo es de 17 cm las hembras y 20 los machos. En un par de meses después de la captura, los peces comenzaron a emparejarse y a criar. Durante el cortejo los peces se vuelven blancuzcos con la garganta y el vientre negros. Poco tiempo después, la puesta tiene lugar. El sustrato que escogieron en mi primera puesta fue el interior de una gran maceta. A pesar de esto, los Herichthys suelen desovar en una roca descubierta. Las puestas pueden ser bastante grandes, de hasta 500 huevos.

La defensa del territorio y el cuidado de huevos y crías tienen lugar de la forma típica tanto para el género como para la mayoría de Cichlasomini. Todas las parejas de Herichthys sp. "Turquesa" que he tenido han sido excelentes padres. Parecen divertirse trasladando los alevines de un hueco a otro, y nadando a su alrededor cuando ya se mueven. Yo alimento los alevines con nauplios de artemia y copos de espirulina muy machacados y crecen rápido, alcanzando 2.5 cm en seis semanas. Respecto al comportamiento, el Herichthys sp. "Turquesa" es igual al H. carpintis. Puede ser un pez bastante belicoso, tanto con otros como con los de su propia especie. Los mayores éxitos los he obtenido manteniendo parejas aisladas en acuarios de 250 litros. A pesar del gran número de éxitos, me ha pasado una vez que un macho matara a su pareja sin previo aviso. También los he reproducido con éxito en acuarios de 200 l usando un separador. Esto evidentemente elimina los problemas de ataques, pero también influye en el porcentaje de huevos fecundados. He mantenido con éxito bastantes adultos jóvenes juntos en acuarios de 250 y 400 l, pero nunca los he mantenido en compañía de otras especies.

Alimentar al Herichthys sp. "Turquesa" no supone ningún problema. devoran los gránulos comerciales con entusiasmo, así como el plancton congelado y los camarones. Como a otros Herichthys, también les gustan las plantas verdes, tales como lechuga o escarola.

No necesitan condiciones de agua muy especiales, y el agua de mi casa, ligeramente básica y dura, se ha mostrado perfectamente válida.

En lo referente al estatus taxonómico del pez, tras hablar con Juan Miguel Artigas Azas y con el Dr. Robert Rush Miller, Profesor Emérito de la Universidad de Michigan y toda una autoridad en cíclidos mexicanos, creo que este pez debe de ser Herichthys geddesi, una especie descrita por Regan en 1905. La última vez que hablamos de esto fue en una reunión de la ACA en la Universidad de Michigan. Sin embargo, después de haber leído la descripción original, no he encontrado muchos datos que respalden esta teoría. Espero que el libro del Dr. Miller, una vez salga publicado, aclare todas estas cuestiones.

Después de casi doce años, aún sigo manteniendo este pez y es uno de mis favoritos. Actualmente mantengo lo que creo es la tercera generación, y espero criar estos jóvenes adultos para seguir adelante con ellos. Ojalá que aún los tenga dentro de otros doce años!

En resumen, el Herichthys sp. "Turquesa", posiblemente H. geddesi, es un pez brillantemente coloreado proveniente de Poza Rica, México, que recomiendo a todos los aficionados a los cíclidos debido a su excepcional belleza. Aunque puede ser agresivo, su singular porte hace que el esfuerzo merezca la pena. Es realmente una de las joyas mexicanas más valiosas.

Hembra de Herichthys turquesa Hembra de Herichthys turquesa cuidando sus crías en el acuario. Pez y Foto por Don Danko.

Cita

Danko, Don. (abril 14, 2002). "Capturando, manteniendo y criando al Herichthys sp. 'Turquesa'". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 30, 2020, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=166&lang=es.

Sustituciones de nombres