Cichlid Room Companion

Artículos

Herichthys deppii (Heckel, 1840) - Redescubriendo una especie perdida

Por & Larry Lampert, 2002. printer
Publicado
Eric Hanneman,

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (08-ene.-2003)

Clasificación: Taxonomía y filogénia.

Herichthys deppii

Nosotros, un grupo de autoproclamados intrépidos exploradores, hemos recorrido el río Nautla cuatro veces antes de la que aquí relatamos, siempre que la ocasión y las ganas nos lo han permitido. El año anterior, dos fotografías de un pez misterioso (Glasser et al., 1996, pag. 94) se nos presentaron como una seductora tentación, un canto de sirena, pero la falta de tiempo y el cansancio hicieron que no nos moviéramos. Finalmente, al año siguiente, cuando estábamos viajando más al sur, nos dimos cuenta de que era "ahora o nunca" y dirigimos el coche al norte, al río Nautla.

Llegando al puente sobre el río decidimos no cruzarlo para no pagar el peaje, así que giramos en redondo los dos cocches alquilados y nos dirigimos hacia el oeste, por la carretera paralela a la orilla sur del Nautla. El paisaje era semitropical, los campos llenos de caña de azúcar. Tras veinte minutos llegamos a una pintoresca ciudad de edificios y calles de aspecto antiguo y cuidadosamente arreglados. Fue cerca de aquí (N 20d10.747m, W 96d49.579m) donde cogimos un Vieja sp. cf. fenestrata "Rio Nautla", una captura inesperada que ampliaba el rango de distribución de este género 80 km hacia el norte, con una barrera montañosa de por medio. Aquí el río era ancho y de aguas turbias. Tras meterse en el agua a recuperar una atarraya enganchada, la camisa de Jeff se quedó llena de pegotes marrones que no salieron fácilmente, probablemente eran residuos de alguna planta procesadora de caña en alguna parte aguas arriba. Incapaces de capturar nada más, continuamos viaje hacia el oeste.

Una larga y polvorienta pista de grava nos condujo finalmente a un pequeño arroyo. Al recoger las redes sacamos algunos mollies y poco más. Algunos querían dar la vuelta e irse ya. La noche anterior habíamos ido hasta Veracruz a celebrar los carnavales, y todavía con resaca les parecía que después de haber dormido poco, el traqueteo de los coches sobre la grava les ponía en un estado que invitaba a volver a casa. Otros nos rebelamos: "¡Sólo diez kilómetros más!" Un vehículo extraño que venía en sentido contrario nos dijo que el lugar donde estábamos pescando era muy malo, pero que había un río justo enfrente. Así que seguimos conduciendo, ninguno de nosotros (todos hombres) capaz de recorrer una pulgada más, cuánto más un kilómetro.

Atravesamos una pequeña villa, Posada de la Reunión, y poco tiempo después llegamos a un arroyo mayor, el río Chapa Chapa (N 20d05.101m, W 96d53.603m). El puente mostraba daños producidos por las crecidas; las barreras de los lados habían sido arrancadas por el agua, ahora tres metros más abajo. Algunos de nosotros, después de ver momentáneamente algún pez que parecía interesante, bajamos hasta el agua. El arroyo tenía una corriente moderada, acelerándose bastante en los puntos estrechos, pero de todas formas no tanto como para que uno perdiera el equilibrio. Capturamos un par de peces sobre el fondo de arena, pero la mayoría en una poza más profunda, donde también se habían aposentado varios desechos de la civilización. Arrojamos nuestras atarrayas durante un par de horas y capturamos siete cíclidos; uno saltó al agua, así que nos quedamos con el enorme número de seis peces. Pero, ¿y qué peces eran? Algunos meses más tarde, tras mandar a Juan Miguel Artigas Azas una fotografía por correo electrónico, nos contestó que eran Herichthys deppii.

Buscando por internet y en la literatura acuariófila a nuestra disposición encontramos bastantes cosas interesantes acerca de este nombre, pero nada que nos aclarase si realmente eran esos los peces que teníamos o no. Realmente, la sistemática del Herichthys deppii como especie no ha cambiado mucho desde su descripción como Heros deppii a cargo de Johann J. Heckel en 1840 (referencia de Fishbase ID 2064). Sin embargo, tras su descripción esta especie había prácticamente desaparecido de la ciencia ictiológica. Nunca tuvo demanda comercial para la acuariofilia, y posiblemente por eso ha sido largamente ignorada hasta hace muy poco en la literatura referida a los cíclidos de Centroamérica. el Aqualog N° 3 (Glaser et al., 1996) es la única publicación en inglés con una fotografía del pez, y aunque se lo cita como especie sin describir, Herichthys sp. "Río Nautla", tuvo mucho que ver en el "redescubrimiento" del Herichthys deppii. Realmente no se puede reprochar a los autores la confusión, pues hay que remontarse hasta el libro de Seth Meek "Los peces de agua dulce de México al norte del Itsmo de Tehuantepec", publicado en 1904, para encontrar una referencia escrita relativa al Herichthys deppii. Incluso en este trabajo no se encuentran ilustraciones, si no sólo una somera descripción.

Young Herichthys deppii freshly collected
Jovén de Herichthys deppii recién colectado. Foto por Jeff Cardwell.

Eventualmente nuestra investigación nos llevó "al otro lado del charco", hasta la literatura alemana, donde finalmente pudimos encontrar algunas fotografías e información adicional. Las imágenes nos fueron muy útiles para ayudarnos en la identificación, pero como ninguno de nosotros sabía alemán no podíamos aprovechar todos los datos. sin embargo, tuvimos la suerte de encontrarnos con Mary Bailey en la convención de la ACA de aquel año. Además de ser una renombrada escritora y conferenciante acerca de los cíclidos, Mary nos hizo las traducciones del alemán al inglés. Mary tradujo la descripción original de Heckel de 1840, siendo lo más destacable: "El color del espécimen en alcohol es de marrón claro por el pecho y el vientre; en la parte posterior del cuerpo, más concretamente entre el ano y la aleta caudal, hay seis bandas oscuras verticales con intervalos de la misma anchura entre ellas; hay una marca oscura mayor en el centro de la sexta banda. Cada escama de la mitad inferior del cuerpo tiene una estría longitudinal por el centro, todas en la misma dirección, por lo que parece haber tantas líneas horizontales como líneas de escamas. Las aletas son del mismo color que el cuerpo, salvo la base de los radios blandos de la aleta dorsal y anal, que es blancuzca con marcas negras entre los últimos radios." Heckel dedicó esta bonita especie a Ferdinand Deppe, de Berlín, que le había enviado los ejemplares desde México.

Aunque hay algunos problemas a la hora de trabajar con especímenes preservados. El principal es el tener en cuenta los cambios de coloración presentes entre el espécimen vivo y el conservado. Otro problema es que en tiempos de Heckel los ictiólogos solían dejar los ejemplares tipo en los museos de su país, en vez de en los del país de recolección. Muchas veces los ictiólogos han estado trabajando con el mismo pez pero sólo pueden intercambiar dibujos de los especímenes conservados con sus colegas de otros países. Por supuesto hay que dejar un margen al error humano. Por otra parte hay que tener en cuenta que cuando antes los ejemplares nuevos se amontonaban a la espera de su preparación, muchos eran mal etiquetados o se estropeaban por no prepararlos con cuidado. Esto ayuda a entender por qué los límites del antiguo género 'Cichlasoma' son todavía confusos incluso en 2002.

Heros deppii es el nombre disponible mas antigüo de Herichthys

Buscando en Fishbase (http://www.fishbase.org), Herichthys deppii aparece como un nombre válido (Kullander 2001). El Dr. Kullander nos ha escrito, "Heros deppii es la especie más antigua dentro de Herichthys (si es que es uno de ellos), datando de 1840, y está entre los primeros nombres disponibles de cíclidos centroamericanos, luego no puede ser inválido. Me parece buena idea usar este nombre como hacen Stawikowski y Werner (Stawikowski & Werner, 1998), y como tal deberá aparecer en el CLOFFSCA (Lista de los peces de agua dulce de américa del sur y central). En resumen, siempre hay que ir con cuidado, pero no veo ningún problema en usar este nombre".

Cuando se restringió el género Heros a algunos peces sudamericanos, y todos los cíclidos centroamericanos antaño en ese género fueron a parar al cajón de sastre de Cichlasoma, el Heros deppii fue reclasificado como Cichlasoma deppii (Jordan y Everman, 1896). Cuando el Dr. Kullander (Kullander, 1983) restringió el género Cichlasoma a doce especies sudamericanas, con Cichlasoma bimaculatum como especie tipo, Heros deppii Heckel, 1840 fue clasificado como Herichthys. Este nuevo género fue descrito a partir del espécimen tipo Herichthys cyanoguttatus Baird y Girard, 1854, comúnmente conocido como cíclido texas. Y así es cómo una especie puede ser descrita catorce años antes de la especie tipo de su género.

Ranier Stawikowski y Uwe Werner han publicado dos libros acerca de cíclidos centroamericanos. En el primero (Stawikowski y Werner, 1985), ilustran una especie sin describir proveniente de cerca de la ciudad de Nautla, y debajo el mismo pez en coloración de cría (pag. 116). En su segundo libro (Stawikowski y Werner, 1998) ya proporcionan más detalles acerca del H. deppii, y Mary Bayley nos ha traducido generosamente lo más importante:

"El espécimen tipo se perdió en el Museo de Historia Natural de Viena, y Heckel menciona "México" como localidad tipo. En el Museo de Historia Natural de la Universidad de Humboldt, en Berlín, hay ocho cíclidos catalogados como Heros deppii. Probablemente fueron colectados en 1829, cuando Ferdinand Deppe, a la sazón jardinero del Palacio de Sanssouci (Postdam), los envió a Europa desde Misantla, donde está el río del mismo nombre (Veracruz, México). Evidentemente donó la mayor parte de su colección al Museo de Berlín, pero envió algunos especímenes a Viena, donde Johann Jakob Heckel (1790-1857) describió la especie y realizó la mayor parte de su trabajo. Sin embargo, esos ocho peces parecen ser un Paraneetroplus nebuliferus sin etiquetar, tres Vieja cf. fenestrata y cuatro que deben de ser Herichthys a tenor de la forma del cuerpo. Los tres Vieja cf. fenestrata deben de ser el origen de Heros montezuma, que debe ser considerado un sinónimo juvenil de Vieja fenestrata. Un dibujo realizado a partir de la descripción de Heckel como reconstrucción del ejemplar tipo perdido y varios datos numéricos sugieren que debe de pertenecer a la misma especie que los del río Misantla, con lo que deberían ser provisonalmente clasificados como Herichthys deppii. Heros montezuma (Heckel, 1840) podría ser un sinónimo juvenil, pero es más probable que esté relacionado con los ejemplares de Vieja de la misma colección".

El espécimen tipo se perdió en el Museo de Historia Natural de Viena

¡Vaya lío! Pero aún hay más, ya que no mucho después de la descripción de Heckel el nombre de Herichthys deppii fue considerado un sinónimo de Tomocichla sieboldii (Kner and Steindachner, 1864), y esto ha permanecido así hasta hace bien poco (Ufermann et al., 1987; Konings, 1989). Sin embargo, el Tomocichla sieblodii fue descrito como proveniente de Nueva Granada, región que inchuye Panamá, Colombia y gran parte de Venezuela. Resulta increíble el que Kner y Steindachner pudieran creer que eran de la misma especie unos peces provenientes del río Misantla en México y otros de Panamá. Y el caso es que no actuaron con ignorancia, pues sí conocían los trabajos de otros expertos (ver la página del nmh-wien). Kner, licenciado en Física, trabajó para Heckel durante tres años, pero desde 1839 trabajó diez años en Ucrania, volviendo a Viena en 1849 para encargarse del departamento de Zoología. Heckel, que no tenía preparación científica, murió en 1857. Kner despojó al Herichthys deppii del rango de especie, sinonimizándolo con T. sieboldii, siete años más tarde. Suposición: La subordinación al T. sieboldii podría haber tenido lugar debido al mal etiquetado de los ejemplares del museo; tal vez pudo confundirle el aspecto del pez conservado; o tal vez sólo fue una medida provisional; o hubo otros motivos personales... Probablemente nunca sabremos la casua exacta.

Heckel también describió al Heros montezuma como proveniente de la misma área mexicana. H. montezuma (Heckel, 1840) también fue considerado un sinónimo de T. sieboldii por Kner. Tal y como apuntan Stawikowski and Werner, H. montezuma podría ser un nombre válido, y probablemente se refiera a un tipo de Vieja que encontramos en varios ríos al norte de Veracruz hasta Nautla. Si estos peces son distintos de Vieja fenestrata, sólo el tiempo y/o los análisis de ADN lo dirán.

Heckel, que no tuvo formación específica en ictiología, es todavía hoy considerado uno de los ictiólogos más importantes. La mayoría de sus trabajos aún son perfectamente válidos siglo y medio después de su muerte, lo que dice mucho acerca de su calidad. Sin embargo, la mayor parte de sus estudios se centran en peces de Sudamérica en vez de centroamericanos, por lo que sus comparaciones con géneros distantes aunque relacionados como Hoplarchus, Hypselecara o Mesonauta no son tan útiles como otros de sus trabajos. Probablemente si Heckel hubiera tenido más cíclidos centroamericanos para trabajar, sus obras nos habrían ayudado mucho más.

En fin, volvemos a México al momento de empaquetar los peces. Los miembros del otro coche querían darle los peces a Eric. Era un gesto amable, pues el fue uno de los principales motores de que llegáramos a aquel sitio. Puede que sus ganas de tragar agua en los arroyos (aunque esterilizándola después convenientemente con los mejores espirituosos mexicanos) les convenciera de que realmente se los merecía. Apagamos la sed en Posada de la Reunión. Había allí una simpática terracita con dos mesas de billar, fútbol en la tele, cosas para picar y una nevera con cerveza helada (véase Morfitt, 2001). Gastamos varios pesos y una hora o dos antes de volver al este y luego al sur a nuestro hotel de Boca de Oveja.

Una semana más tarde los peces estaban ya en casa. Colocamos los Herichthys deppii en un acuario de 200 l junto con un grupo de Xiphophorus alvarezi. Los xifos más pequeños desaparecieron pronto, así que cambiamos los H. deppii a otro acuario. Allí, después de ocho semanas, se produjo la primera puesta, con una talla total de 8 cm. Es de estacar que los peces cambiaron muy poco de color, en especial si los comparamos con el Herichthys carpintis "Laguna de la Puerta", proveniente de más al norte, o especialmente comparándolo con el geográficamente cercano Herichthys sp. "Turquesa", que cambia del color turquesa habitual a otro casi por completo blanco y negro. A media que los Herichthys deppii fueron madurando también cambiaron más de color al desovar. La hembra puede llegar a adquirir una mitad inferior negra como la de H. cyanoguttatus, pero el macho toma apenas algo de oscuro en la mandíbula inferior. Durante este tiempo fue muerto uno de los otros Herichthys deppii, así que movimos la principal pareja reproductora a otro acuario, y enseguida desovaron. Dividimos los alevines en cuatro tanques. Los alevines son fáciles de criar, aceptan nauplios de artemia y otros alimentos pequeños sin dificultad. Como los de otros cíclidos centroamericanos, necesitan agua limpia. Cuando hay superpoblación tienden a desarrollar hinchazón; como es prácticamente incurable en alevines lo mejor es procurar no colocar muchos en poco espacio.

Herichthys deppii breeding pair
Pareja de cría de Herichthys deppii en el acuario. Foto por Eric Hanneman.

Pusimos los cinco adultos que nos quedaban en un acuario de 380 l junto con cuatro Asthateros rostratus, un gran macho de Thorichthys maculipinnis y una pareja de Cryptoheros sp. "Honduran red point". El macho dominante volvió a criar, pero los alevines se perdieron un día después de nadar libremente. Quitamos el gran macho de T. maculipinnis y las cosas cambiaron realmente. La pareja de Herichthys deppii desovó de nuevo. Una pareja de A. rostratus comenzó a tomar la coloración de cría, poniéndose negros bajo el opérculo y defendiendo un territorio. Los "red points" desovaron en la esquina más alejada del tanque; y una segunda pareja de Herichthys deppii hizo lo propio sobre el tiesto antaño ocupado por el T. maculipinnis. Ahora las hembras de Herichthys deppii ya tomaban casi por completo la coloración de cría, aunque aún no eran muy negras hacia la cola, y conservaban algunas estrías. En los machos sólo aparecía el negro en la mandíbula inferior, conservando el resto del cuerpo la coloración habitual, aunque más clara que en las hembras. Esta vez, en vez se ser los alevines directamente devorados, la pareja dominante de H. deppii los cuidó durante una semana. La coloración de los adultos siguió cambiando, tomando las aletas impares un ligero tono rosa. Mientras la pareja vigila un grupo de varios cientos de alevines, se ve muy deslucida, casi gris, al contrario que en su coloración juvenil, y totalmente al contrario que en cualquier otra especie de Herichthys que hayamos visto nunca.

Así que, ¿es este pez el Herichthys deppii? Es básicamente el mismo pez que el de las ilustraciones de Stawikowski y Werner (1985) página 116; Stawikowski y Werner (1998) página 333, Aqualog 3 (Glaser et al., 1996) página 94, y probablemente el "Cichlasoma sp." de la página 189 de Konings (1989). Stawikowski and Werner (1998) dice que el dibujo del H. deppi hecho a partir de la descripción original de Heckel de 1840 concuerda con el Herichthys encontrado en la colección de Deppe del Museo de Berlín. Pero dice mucho más la descripción original misma: "Cada escama de la mitad inferior del cuerpo tiene una estría longitudinal por el centro, todas en la misma dirección, por lo que parece haber tantas líneas horizontales como líneas de escamas". Las fotografías hablan por sí mismas.

Nuestra investigación para "redescubrir" esta especie tan antigua nos ha llevado primero a través del este de México. Luego a un viaje a través de pubicaciones estadounidenses, inglesas, suecas, alemanas y suizas en nuestro intento de averiguar si lo que realmente habíamos descubierto era lo que realmente pensábamos que era. La mezcla de Herichthys, Paraneetroplus y Vieja que hay en las colecciones de Deppe sugiere que hay varias sorpresas aguardando a futuros exploradores. Encontramos una especie de Vieja junto con el Herichthys deppii en el río Nautla, y más al sur, en el río Antigua, hallamos Vieja fenestrata y Thorichthys maculipinnis, pero no Paraneetroplus, que sin embargo sí está en la colección de Deppe. Y es esto que aún nos queda por descubrir lo que hace que los autoproclamados intrépidos exploradores tengamos ganas de volver de nuevo al sur.

Queremos expresar nuestro agradecimiento a Mary Bayley, Sven Kullander, Michi Tobler y Juan Miguel Artigas Azas por su inapreciable ayuda en nuestra investigación. También queremos dar las gracias a Rusty Wessel, Dan Woodland, Joe Middleton, James Maney, Steve Lundblad, Craig Morfitt, Ian Tapp, Jeff Cardwell, Jason Barrett, Randy Parnham, y Viral Surati por haber sido nuestros compañeros.

Referencias

  • Artigas Azas, J. M. (2001) Comunicación personal.
  • Bailey, M. (2001) Comunicación personal.
  • Baird , F. S. and C. Girard (1854) Descriptions of new species of fish collected in Texas, New Mexico, and Sonora. Proc. Acad. Nat. Sci. Phil.:24-29.
  • Froese, R. and D. Pauly, Eds. (2001) FishBase. World Wide Web electronic publication. www.fishbase.org, 10 October 2001.
  • Glaser, U., Schafer, F., and W. Glaser (1996) Southamerican Cichlids III, Verlag: A. C. S. Germany.
  • Gunther , A. (1862) Cat. Fish. Brit. Mus. IV:264-316.
  • Heckel, J. J. (1840) Johann Natterer's neue Flussfische Brasilien's nach den Beobachtungen und Mittheilungen des Entdeckers beschrieben (Erste Abtheilung, Die Labroiden). Ann. Wien. Mus. Naturges. 325-471.
  • Jordan, D.S. and B. W. Evermann (1898) Fishes of North and Middle America. Bull. U. S. Nat. Mus. No. 47, pt. 3, pp.1-XXIV, 2183 a-3136.
  • Kner, R. and F. Steindachner (1864) Neue Gattungen und Arten von Fischen. Abh. Akad. Wiss. Bayern 10:3-60.
  • Konings, A. (1989) Cichlids From Central America, T.F.H. Publications, Neptune City, New Jersey.
  • Kullander, S. O. (2001) Personal Communication.
  • Kullander, S. O. (2001) Cichlidae. pp. In [Editorial list.]. Checklist of the Freshwater Fishes of South and Central America. In preparation.
  • Morfitt, C. (2001) Survivor III: Mexico. Buntbarsche Bulletin 207:13-25.
  • Naturhistorisches Museum World Wide Web electronic publication http://www.nhm-wien.ac.at/NHM/1Zoo/first_zoological_department/indexengl.php
  • Meek, S. E. (1904) The Fresh-Water Fishes of Mexico North of the Isthmus of Tehuantepec. Publ. Field Columb Mus., Zool.Ser., Vol.V.
  • Regan, C. T. (1906) Biologia Centrali-Americana. Pisces. London.
  • Stawikowski, R. & U. Werner (1985) Die Buntbarsche der Neuen Welt. Mittelamerika. Reimar Hobbing Verlag, Essen, Germany.
  • Stawikowski, R. & U. Werner (1998) Die Buntbarsche Amerikas. Band 1. Eugen Ulmer, Stuttgart, Germany.
  • Tobler, M. (2001) Personal Comunication.
  • Ufermann, A., Allgayer, R. and M. Geerts (1987) Cichlid-Catalog. Association France – Cichlid.

Referencias (14):

  • Baird, Spencer F & C.F. Girard. 1854. "Descriptions of new species of fishes collected in Texas, New Mexico and Sonora, by Mr. John H. Clark, on the U. S. and Mexican Boundary Survey, and in Texas by Capt. Stewart Van Vliet, U. S. A". Proceedings of the Academy of Natural Sciences of Philadelphia. (n. 7); pp. 24-29 (crc00256)
  • Glaser, Ulrich & W. Glaser & F. Schaefer. 1996. "Aqualog: South American Cichlids III". Verlag A.C.S. GmbH. pp. 144 pp (crc05011)
  • Günther, Albert C. L. G. 1862. "Catalogue of the fishes in the British Museum. Catalogue of the Acanthopterygii, Pharyngognathi and Anacanthini in the collection of the British Museum". Catalogue of the fishes in the British Museum London. Vol 4; i-xxi + 1-534 (crc00035)
  • Heckel, Johann Jakob. 1840. "Johann Natterer's neue Flussfische Brasilien's nach den Beobachtungen und Mittheilungen des Entdeckers beschrieben (Erste Abtheilung, Die Labroiden)". Annalen des Wiener Museums der Naturgeschichte. pp 325-471 (crc00007)
  • Jordan, David Starr & Barton Warren Evermann. 1898. "The fishes of North and Middle America: A descriptive catalogue of the species of fishes and fish-like vertebrates found in the waters of North America, north of the Isthmus of Panama". United States National Museum Bulletin. 47(2), pp. 955–1936 (crc01817)
  • Kner, Rudolf & F. Steindachner. 1866. "Neue Gattungen und Arten von Fischen aus Central-Amerika: gesammelt von Prof. Moritz Wagner". Abhandlungen der Mathematisch-Physikalischen Classe der Königlich Bayerischen Akademie der Wissenschaften. v. 10(n. 1), pp. 1-61 (crc05205)
  • Konings, Ad. 1989. "Cichlids from central america". TFH Publications. pp. 1-221. ISBN: 0-86622-700-8 (crc06907)
  • Kullander, Sven. 2003. "Family Cichlidae (Cichlids)". Check list of the freshwater fishes of South and Central America. pp. 605-654 (crc01092)
  • Meek, Seth Eugene. 1904. "The fresh-water fishes of Mexico north of the isthmus of Tehuantepec". Field Columbian Museum Publication. pp. 1-252 (crc00159)
  • Morfitt, Craig. 2001. "Survivor III: Mexico". Buntbarsche Bulletin. (n. 207), pp. 13-25 (crc03814)
  • Regan, Charles Tate. 1906. "Pisces". Biologia Centrali-Americana. pp. 17-31 (cichlidae) (crc00277)
  • Stawikowski, Rainer & U. Werner. 1998. "Die Buntbarsche Amerikas, Band1". Ulmer Verlag, Stuttgart. 540 pp (crc01090)
  • Stawikowski, Rainer & U. Werner. 1985. "Die Buntbarsche der Neuen Welt. Mittelamerika". Essen (crc01091)
  • Ufermann, Alfred & R. Allgayer & M. Geerts. 1987. "Cichlid catalogue (Pisces, Perciformes, Cichlidae Bonaparte, 1840). Vol. 1. Alphabetical catalogue of the cichlid fishes". Mr. Robert Allgayer, 15 rue des Hirondelles, 67350 Dauendorf, France. 1987:i-xv, 439 pp. (crc01731)

Cita

Hanneman, Eric. (diciembre 12, 2002). "Herichthys deppii (Heckel, 1840) - Redescubriendo una especie perdida". Cichlid Room Companion. Consultado en febrero 25, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=173&lang=es.