Cichlid Room Companion

Artículos

Una sinopsis sobre el cíclido maya, 'Cichlasoma' urophthalmus

Por , 2003. printer
Publicado
Roberto Carlos Barrientos Medina, 2003

Traductor: Roberto Carlos Barrientos Medina (13-mar.-2003)

Clasificación: Distribución y conservación, Centro y norte -américa.

" One of the most ubiquitous fishes in Yucatan continental waters is the Mayan cichlid, 'Cichlasoma' urophthalmus. This species, endemic to the Usumacinta Province, is known with several local names (mojarra castarrica, mojarra rayada, mojarra latinoamericana and mojarra del sureste). Its range cover from Coatzacoalcos river (México) to Prinzapolka river (Nicaragua), along the Atlantic slope of Central America (Espinosa-Pérez et al., 1993). Mayan cichlid's main morphological features are a conspicuous ocellated blotch at caudal base (from which the specific epithet is derived) and seven dark bands (of variable width) across the body. Due to its abundance, this fish supports a small-scale fishery in Yucatan and has been extensively studied for aquaculture purposes (for a review, see Martínez-Palacios & Ross, 1994). The aim of this contribution is to present some relevant features of this fascinating cichlid fish "

Figura 1. El cíclido maya, 'Cichlasoma' urophthalmus, de una aguada sin nombre, cerca de Celestún, Yucatán. Foto por Juan M. Gómez.
* Laboratorio de Necton. El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Unidad Chetumal. Zona Industrial No. 2, Carr. Chetumal-Bacalar. Apdo. Postal 424, C.P. 77000, Chetumal, Quintana Roo, México. E-mail: [email protected].

Uno de los peces más característicos de las aguas continentales de la Península de Yucatán es sin duda el cíclido maya, 'Cichlasoma' urophthalmus (Fig. 1). Esta especie, endémica de la provincia del Usumacinta, es conocida con diversos nombres vernáculos: mojarra castarrica, mojarra rayada, mojarra latinoamericana y mojarra del sureste. Su ámbito abarca desde el Río Coatzacoalcos (México) hasta el río Prinzapolka (Nicaragua), a lo largo de la vertiente atlántica de América Central (Espinosa-Pérez et al., 1993). Sus atributos morfológicos más sobresalientes incluyen una conspicua mancha ocelada en la base de la aleta caudal (de donde proviene su nombre específico) y siete bandas obscuras, de ancho variable, sobre el cuerpo. Debido a su abundancia y distribución, es objeto de una pesquería artesanal en Yucatán y ha sido extensamente estudiada para implementarla en cultivos acuícolas (para una revisión sobre el particular, ver Martínez-Palacios & Ross, 1994). El objetivo de esta contribución es presentar algunas de las características más relevantes de este fascinante cíclido.

Reseña Taxonómica

El cíclido maya fue descrito por Günther (1862) como Heros urophthalmus, con base en material del Lago Petén (Guatemala). Regan (1905), en su revisión sobre cíclidos americanos, la colocó en un nuevo género (Parapetenia). Posteriormente, Parapetenia fue ubicado como una sección dentro del género (Regan, 1906-1908).

Kullander (1983) restringió Cichlasoma a la especie tipo (C. bimaculatum) y otras 11 especies sudamericanas, con lo cual los cíclidos de Centro América se quedaron sin designación genérica formal. Para evitar esta situación, se propuso el uso de nombres genéricos anteriores. Heros se encuentra restringido a H. severus y algunas formas relacionadas (Kullander, 1997). Parapetenia no es un nombre genérico disponible, pues comparte la misma especie tipo con Nandopsis (Kullander, 1983). Aunque este ultimo tiene prioridad cronológica y es válido, ha sido restringido a especies que habitan en las Antillas Mayores (Miller, 1996). También se propuso Herichthys como alternativa (Burgess & Walls, 1993), pero actualmente el género se utiliza para designar a H. cyanoguttatus otras especies que se distribuyen del norte de Veracruz a la porción sur de Texas (Miller, 1996). Al momento de escribir estas líneas, la posición genérica del cíclido maya (y otras especies, como 'Cichlasoma' salvini) es aún incierta.

Una complicación adicional aparece con respecto al estado taxonómico del cíclido maya: la existencia de una clara variación en las características morfológicas de la especie, a lo largo de su ámbito. Con base en lo anterior, Hubbs (1935, 1936 & 1938) describió 11 subespecies, la mayoría endémicas de la Península de Yucatán (Fig. 2). Aunque la validez de estas formas ha sido cuestionada (Alfaro-Bates, 1989), la variación geográfica en las características morfológicas ciertamente existe (Shingler, 1997; Barrientos-Medina, 1999).

Figura 2. 'Cichlasoma' urophthalmus cienagae, de Progreso, Yucatán. Photo by Juan M. Gómez.

Tópicos Selectos sobre Biología y Ecología

El cíclido maya es, por mucho, una especie euritópica: ríos, lagos, lagunas, ambientes salobres (lagunas costeras, ciénegas), manifestaciones cársticas (cenotes, aguadas, cavernas), ambientes con influencia marina (petenes, manglares y pastos marinos) son biotopos comunes de este pez. Incluso es capaz de colonizar y crecer en ambientes como las sascaberas, canteras inundadas que se pueden encontrar en varias partes de la Península de Yucatán, , e.g. en los alrededores de la Ciudad de Mérida (Fig. 3) o en Xcalak, poblado cercano a la Bahía de Chetumal. La probable explicación de esta amplia tolerancia ecológica estaría ligada a una gran plasticidad de sus características fisiológicas (Chávez-Sánchez et al., 2000).

Con base en sus hábitos alimenticios, la especie ha sido considerada como omnívora, con ciertas tendencias hacia la carnivoría (Caso-Chávez et al., 1986; Martínez-Palacios & Ross, 1988). Su dieta se compone, principalmente, de materia orgánica, crustáceos, camarones, anfípodos, moluscos, isópodos, poliquetos, huevos de invertebrados y restos tanto vegetales como de peces.

Aparentemente no hay dimorfismo sexual, pero hay ciertas diferencias entre sexos: los machos tienden a ser más esbeltos y largos que las hembras (Martínez-Palacios & Ross, 1992; Faunce et al., 2000). La reproducción se lleva a cabo entre Marzo y Octubre, abarcando las épocas de secas y lluvias (Caso-Chávez et al., 1986). Al parecer, la actividad reproductiva está regulada por los patrones de temperatura y viento a lo largo del año; hay cuidado parental (son incubadores de sustrato) y el tamaño de la puesta es relativamente bajo. Las crías, al momento de la eclosión, tienen alrededor de 6 mm de longitud patrón (LP) y presentan un fuerte comportamiento geotáctico (Martínez-Palacios et al., 1994). Los peces que miden entre 70 y 130 mm LP, han completado su primer año y son activos, desde un punto de vista reproductivo (Martínez-Palacios & Ross, 1992).

El cíclido maya es hospedero intermediario o definitivo de muchos parásitos: monogéneos, acantocéfalos, céstodos, nematodos y particularmente, de digéneos (Vidal-Martínez et al., 2000). Por esta razón, ha sido utilizado como modelo para estudiar los procesos de colonización y evolución de la helmintofauna asociada.

Actualmente, existen algunas poblaciones introducidas, tanto en México como en Estados Unidos. En Oaxaca, se ha registrado su presencia en la Presa de Temazcal y en la cuenca del río Papaloapan (Martínez-Ramírez, 1999). En Florida, la especie ocupa una gran variedad de hábitats dentro de los Everglades (Faunce et al., 2002). Los peces de Florida presentan un patrón de crecimiento diferente al de la población que habita en la Laguna de Celestún, México; sin embargo, aún no se conoce con precisión el efecto de estas poblaciones introducidas en las comunidades nativas.

Estado de Conservación

Figura 3. Sascabera cercana a la Central de Abastos, Mérida, Yucatán. Foto por Juan M. Gómez.

El cíclido maya ha sido catalogado por especialistas (Williams et al., 1989) y el gobierno de México (NOM-ECOL-059-1994) como especie amenazada, debido al ámbito reducido y baja densidad poblacional de algunas subespecies, en particular, 'Cichlasoma' urophthalmus ericymba. Sin embargo, en la versión más reciente y revisada de la norma mexicana (NOM-ECOL-059-2001), el cíclido maya ha sido eliminado de la lista de especies en peligro, debido a su amplia distribución y abundancia.

Debido a que existen poblaciones con rasgos morfológicos distintivos, y que además habitan en ecosistemas frágiles como los cenotes y cavernas, debería aplicarse algún esfuerzo por conservarlas en su estado actual (Barrientos-Medina, 1999). Sin tomar en consideración su estado taxonómico, el reconocerlas como unidades evolutivamente significativas podría ser un primer paso en este sentido; sin embargo, actualmente no hay datos (sobre genética o filogenia) que soporten y validen este punto de vista. Dentro de las subespecies nominales de Yucatán, 'C.' u. ericymba (de la cueva Sambulá) y 'C.' u. conchitae (del cenote Conchita), ambos sitios ubicados dentro de la Ciudad de Mérida, pueden ser las formas más amenazadas.

Estas dos subespecies no han sido registradas desde finales de la década de los 30's, en el siglo pasado (Hubbs, 1936 & 1938). La localidad tipo de 'C.' u. ericymba aún existe, al parecer en buenas condiciones (Fig. 4). Sin embargo, en una reciente visita, no pude observar ningún cíclido; únicamente registré la presencia de otro habitante de la caverna, el bagre Rhamdia guatemalensis. El Cenote Conchita, la otra localidad tipo, probablemente ya desapareció, lo que ha traído en consecuencia la extinción de 'C.' u. conchitae. El estado de conservación de las otras subespecies es desconocido, ya que no se han hecho estudios explícitos al respecto.

Consideraciones finales

Actualmente me encuentro en las etapas finales de un extenso estudio de la variación geográfica (de las características morfológicas) de el cíclido maya. La finalidad del estudio es clarificar el estado taxonómico de la especie, para lo cual se está revisando material tipo así como especimenes provenientes de distintos cuerpos de agua ubicados a lo largo de su ámbito (de Veracruz a la costa atlántica de Honduras).

Dentro de los resultados parciales, destaca el reconocimiento de una de las especies nominales ('C.' u. mayorum, de Chichén-Itzá Yucatán) como especie válida (Barrientos-Medina & Schmitter-Soto, 2002). Probablemente, el cíclido maya sea en realidad un complejo de especies y no una especie politípica. Las formas que puedan delimitarse dentro de este complejo quizá también presenten diferencias ecológicas, con lo cual desaparecería la condición euritópica del cíclido maya. Otras aspectos relacionados con la evolución, la conservación y el manejo de la especie aparecerán al finalizar completamente el estudio.

Figura 4. Vista externa de la cueva Sambulá, Mérida, Yucatán. Foto por Margarita Ventura.

Agradecimientos

Este artículo es parte de mi tesis de Maestría en ECOSUR, financiada por el CONACyT (beca no. 162829). Silvia López-Adrián, Jorge Navarro-Alberto y Juan J. Schmitter-Soto revisaron una versión previa del manuscrito; sus comentarios y sugerencias mejoraron la presentación del mismo. El proyecto "Ficoflora de la zona urbana y conurbada de Yucatán", auspiciado por la Universidad Autónoma de Yucatán (PRIORI-FMVZ 02-014), apoyó la visita a la cueva Sambulá. Juan M. Gómez-González y Margarita Ventura aportaron las fotografías que acompañan al texto.

Referencias

  • Alfaro-Bates, R. 1989. Comparación de las características merísticas y morfométricas de dos subespecies de Cichlasoma urophthalmus (Pisces: Cichlidae, C. u. zebra y C. u. mayorum) en dos cenotes de Yucatán. Tesis Profesional. Facultad de Química, Universidad Autónoma de Yucatán. 41 pp.
  • Barrientos-Medina, R.C. 1999. Revisión de las subespecies nominales de la mojarra rayada, 'Cichlasoma' urophthalmus Günther, 1862 (Teleostei: Cichlidae), en el estado de Yucatán, México. Tesis Profesional. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Autónoma de Yucatán. 58 pp.
  • Barrientos-Medina, R.C. & J.J. Schmitter-Soto. 2002. Diagnosis de 'Cichlasoma' mayorum Hubbs stat. nov. (Teleostei: Cichlidae), con un análisis morfométrico de 'Cichlasoma' urophthalmus s. lat. en Yucatán. Resúmenes del VIII Congreso Nacional de Ictiología. Puerto ángel, Oaxaca. pp: 61.
  • Burgess, W.J. & J. Walls. 1993. Cichlasoma: the next step. Tropical Fish Hobbyist Magazine. 41(5): 80-82.
  • Caso-Chávez, M., A. Yánez-Arancibia & A. Lara-Domínguez. 1986. Biología, ecología y dinámica de poblaciones de Cichlasoma urophthalmus (Günther) (Pisces: Cichlidae) en hábitat de Thalassia testudinum y Rhizophora mangle, Laguna de Términos, Sur del Golfo de México. Biótica. 11(2): 79-111.
  • Chávez-Sánchez, C., C.A. Martínez-Palacios, G. Martínez-Pérez & L.G. Ross. 2000. Phosphorus and calcium requirements in the diet of the American cichlid Cichlasoma urophthalmus (Günther). Aquaculture Nutrition. 6: 1-9.
  • Espinosa-Pérez, H., M.T. Gaspar-Dillanes & P. Fuentes-Mata. 1993. Los peces dulceacuícolas mexicanos. Listados faunísticos III. Instituto de Biología. Universidad Nacional Autónoma de México. 99 pp.
  • Faunce, C.H., H.M. Patterson & J.J. Lorenz. 2002. Age, growth and mortality of the Mayan cichlid (Cichlasoma urophthalmus) from the southeastern Everglades. Fisheries Bulletin. 100: 42-50.
  • Günther, A. 1862. Catalog of the Actinopterygii, Pharyngognathi and Anacanthini in the collection of the British Museum. Vol. 4: 1-534 pp.
  • Hubbs, C.L. 1935. Freshwater fishes collected in British Honduras and Guatemala. University of Michigan Museum of Zoology Miscellaneous Publications. 28: 1-22.
  • Hubbs, C.L. 1936. Fishes of the Yucatan Peninsula. In: Pearse, A. & E. Creaser (Eds). The Cenotes of Yucatan: A zoological and hydrographic survey. Carniege Institute of Washington Publication. 457: 157-287.
  • Hubbs, C.L. 1936. Fishes from the caves of Yucatan Peninsula. In: Pearse, A. & E. Creaser (Ed). The caves of Yucatan. Carniege Institute of Washington Publication. 491: 261-296.
  • Kullander, S. 1983. A revision of the Southamerican cichlid genus Cichlasoma (Teleostei: Cichlidae). Naturhistorika Riksmuseet. Stockholm. 296 pp.
  • Kullander, S. 1997. Heroina isonycterina, a new genus and species of cichlid fish from western Amazonia, with comments on cichlasomine systematics. Ichthyologic Exploration of Freshwaters. 7(2): 149-172.
  • Martínez-Palacios, C.A. & L. G. Ross. 1992. The reproductive biology and growth of the Central American cichlid Cichlasoma urophthalmus (Günther). Journal of Applied Ichthyology. 8: 99-109.
  • Martínez-Palacios, C.A., S. Hernández & K. Rana. 1994. Biología reproductiva y tecnología de producción masiva de alevines. pp: 53-71. In: Martínez-Palacios, C.A. & L.G. Ross (Eds). 1994. Biología y cultivo de la mojarra latinoamericana Cichlasoma urophthalmus. CONACyT. México.
  • Martínez-Palacios, C.A. & L.G. Ross (Eds). 1994. Biología y cultivo de la mojarra latinoamericana Cichlasoma urophthalmus. CONACyT. México. 203 pp.
  • Martínez-Ramírez, E. 1999. Taxonomía y zoogeografía de la ictiofauna dulceacuícola del estado de Oaxaca, México. Tesis Doctoral. Universidad de Barcelona. 437 pp.
  • Miller, R.R. 1996. Generic assignments of Middle American cichlids. Available at: http://biodiversity.uno.edu./ cichlid/0475.php.
  • Regan, T. 1905. A revision of fishes of the American genus Cichlasoma and the allied genera. Ann. Mag. Nat. Hist. (Ser. 7) 16: 60-77, 225-243, 316-340, 443-445.
  • Regan, T. 1906-1908. Pisces. Biologia Centrali-Americana. 1-203 pp.
  • Shingler, J. 1997. Nandopsis urophthalmus (Günther). British Cichlid Association. Information Pamphlet 155. 4 pp.
  • Vidal-Martínez, V.M., M.L. Aguirre-Macedo, T. Scholz, D. González-Solís & E. Mendoza-Franco. 2000. Atlas of the helminth parasites of cichlids fishes of Mexico. Academia. Prague. 185 pp.
  • Williams, J.E., J.E. Johnson, D.H. Hendrickson, S. Contreras-Balderas, J.D. Williams, M. Navarro-Mendoza, D.E. McAllister & J.E. Deacon. 1989. Fishes of North America endangered, threatened or of special concern: 1989. Fisheries. 14: 2-20.

Cita

Barrientos Medina, Roberto Carlos. (marzo 08, 2003). "Una sinopsis sobre el cíclido maya, 'Cichlasoma' urophthalmus". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 07, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=181&lang=es.

Sustituciones de nombres

  • 'Cichlasoma' urophthalmus refiriéndose a Mayaheros urophthalmus