Cichlid Room Companion

Artículos

¿Cíclidos malos?

Por , 2001. printer
Publicado
Ron Coleman,

Traductor: Omar Montilla (12-may.-2003)

Clasificación: Comportamiento.

Oreochromis aureus
Un hembra incubando huevecillos de Oreochromis aureus, Una introducción común en aguas Mexicanas. Foto por Juan Miguel Artigas Azas.
(Este artículo fue originalmente publicado en Cichlid News Magazine Apr-01 pp. 32-34, es reproducido con la autorización de su autor Ron Colleman y de Aquatic promotions).

¿Puede un cíclido ser malo? En cierto sentido, no, no puede; todos los cíclidos son peces interesantes. Sin embargo, debido a las actividades de los seres humanos, a veces ciertos cíclidos terminan en lugares equivocados, y eso puede ser muy malo.

A veces ciertos cíclidos terminan en lugares equivocados, y eso puede ser muy malo

La mayoría de los aficionados a los cíclidos están bien enterados de la introducción desastrosa de la Perca del Nilo en el Lago Victoria. La fauna única y fascinante compuesta por cíclidos de este lago fue disminuida para siempre por las acciones de algunas personas bien intencionadas pero mal informadas. Cientos de especies de cíclidos están extintas. Nunca sabremos con exactitud cuántas. Así pues, los cíclidos pueden ser ciertamente las víctimas de los errores humanos. Pero los cíclidos pueden ser también los agentes de estos errores, generalmente mediante las introducciones accidentales o incluso deliberadas.

El sur del estado de Florida (EEUU), por ejemplo, es bien conocido por tener una variada fauna de cíclidos exóticos. Algunos fueron introducciones accidentales resultado de las operaciones de los criaderos de peces, otras fueron realizadas por acuarístas y otras fueron introducciones deliberadas, para la pesca deportiva o como un intento para controlar otros animales exóticos. Personalmente he observado cíclidos introducidos en diversos lugares incluyendo Hawai (EEUU), donde los cíclidos se encuentran en ambientes de agua dulce y marina, y Texas (EEUU). En ambos lugares los cíclidos compiten con los peces nativos, con gran detrimento de la fauna local. La introducción de organismos en nuevos ambientes es un acto impredecible. Poniendo a un lado las introducciones accidentales o aquellas provenientes de los acuarios, considere los casos donde individuos con buenas intenciones introdujeron cíclidos para un propósito específico, e.g., el controlar alguna otra población de peces o como pesca deportiva. La única cosa que usted puede decir con seguridad cuando se hace una introducción tal, es que el resultado no saldrá enteramente según lo esperado. ¿Por qué es esto?

Los ecologistas han estudiado extensivamente la dinámica de cómo interactúan dos especies (por ejemplo, un depredador y su especie presa). La teoría y la literatura en esta clase de sistemas es enorme y relativamente bien conocida. El problema es que en ninguna parte de este planeta dos especies interactúan entre sí aisladas del resto de las especies o de los cambios en su medio ambiente. Los modelos teóricos de las interacciones entre tres especies llegan a ser difíciles y mucho más difíciles de entender y de aplicarse. Las interacciones entre múltiples especies, más allá de tres especies, son virtualmente intratables.

Como una aproximación, los ecologistas procuran entender si un ecosistema particular es impulsado de abajo hacia arriba o de arriba hacia abajo. Un ecosistema impulsado de abajo hacia arriba es uno en el cual cambios en los niveles más bajos de la cadena alimenticia derivan hacia niveles más altos. Por ejemplo, considere un sistema fluvial hipotético de América Central con Guapotes (Parachromis dovii) y un cíclido pequeño como el Neetroplus nematopus, a menudo llamado en el acuarísmo "neets". La alimentación de los neets se basa, sobre todo, en las algas que crecen en los troncos, y puede ser que la cantidad de algas disponibles limite la población de neets. La reducción de la cantidad de algas en los troncos puede reducir el número de neets que podría afectar el número de sus depredadores, los Guapotes. Quitar Guapotes puede tener relativamente poco efecto en el resto del sistema porque la estructura viene de abajo hacia arriba. Por otro lado, la estructuración importante pudiera ser de arriba hacia abajo. Puede ser que los Guapotes estén manteniendo el número de neets en control, y que los neets no coman todas las algas disponibles. En ese caso, quitar algunos Guapotes puede conducir a un aumento dramático en el número de neets. El determinar bajo cuales circunstancias la estructuración es de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba es un campo de investigación activo. Normalmente, este trabajo se hace teóricamente o en cadenas alimenticias lineales muy simples.

Ahora imagínese el mundo real de una típica corriente de agua o río tropical. La estructuración trófica (de alimentación) dentro de tal cuerpo de agua dista mucho de ser una cadena simple; mejor dicho, es más parecido a una red compleja con muchas relaciones intrincadas entre las especies. Cierta especie puede comer una variedad de otras especies, y alternadamente, puede ser cazada por una variedad de especies. En esta mezcla, alguien introduce una nueva especie de cíclido. ¿Cuál será el resultado?

Las cosas se vuelven aún más complicadas debido a la flexibilidad de los cíclidos. Muchos cíclidos son consumidores oportunistas, e incluso aquellos con morfologías de quijada especializadas se aprovecharán de la abundancia de alimento sin importar la forma. ésta es una razón por la que muchos cíclidos son relativamente fáciles de mantener un acuario: incluso los especializados como cíclidos Lucio o moluscívoros comerán alimentos en escamas o en croquetas en ausencia de su alimento preferido. Además, los peces cambian de tamaño en la medida en que envejecen y de tal forma su dieta puede cambiar. Los cíclidos juveniles son a menudo carnívoros pero más adelante en su vida pueden transformarse en principalmente herbívoros.

La alimentación no es el único asunto de preocupación con los cíclidos introducidos. La competencia por los territorios y los sitios de cría son asuntos de igual importancia. En muchas aguas tropicales los buenos sitios de para poner los huevos y criar a la descendencia son escasos. Una especie puede conducir teóricamente a otra a la extinción incluso si esta primera no se alimenta de la segunda o aún si no compite por el mismo alimento; los individuos de una especie pueden simplemente sacar de la competencia a la otra al adquirir y mantener los vitales sitios de cría. Por otra parte, mientras que la fauna nativa puede estar limitada en el acceso a los sitios de cría, los peces introducidos pueden ser mucho menos restringidos. En particular, los cíclidos de incubación bucal tienen una enorme ventaja sobre los peces que incuban en el sustrato cuando los sitios de cría están limitados. Los incubadores bucales a menudo necesitan solamente un sitio de freza pequeño y temporal, a veces por apenas algunos minutos, para reproducirse con éxito. Las Tilapias, incubadores bucales provenientes de áfrica, son particularmente expertos en arreglársela con sitios de cría mínimos, y ésta es una de las razones por la que la Tilapia puede ser devastadora para los peces nativos.

Las Tilapias son los peces preferidos en la acuacultura tropical debido a su rápida tasa de crecimiento, a su madurez reproductiva temprana tan corta como seis meses, y su capacidad de tolerar una amplia variedad de condiciones del agua, desde agua dulce a salada (¡además saben bien!). Tres especies son particularmente importantes en la acuacultura y en las introducciones, Oreochromis mossambicus, O. aureus and O. niloticus; sin embargo, híbridos entre estas especies se utilizan con frecuencia y puede ser difícil identificar los peces que se encuentran en una zona en particular.

La parte frustrante de determinar el verdadero impacto de muchas introducciones de cíclidos es que normalmente tenemos poco o nada de datos exactos sobre la abundancia y la diversidad de peces antes de la introducción. Lo mejor que podemos hacer es comparar sitios con peces introducidos contra sitios que no han sido todavía afectados. Gratwicke y Marshall de la Universidad de Zimbabwe procuran determinar los efectos de los cíclidos introducidos y de la Lobina negra (otra introducción preferida en muchos lugares alrededor del mundo) en la fauna ictícola nativa del Río de Manyame, Zimbabwe. La Lobina negra (Micropterus salmoides) fue introducida en 1932 mientras que el Serranochromis robustus, un cíclido predador grande del alto Río Zambezi, fue introducido a principios de los años 60. Ambas especies han prosperado. El impacto más grande parece haber estado en los pequeños ciprínidos del género Barbus. En algunos casos, el número de Barbus en corrientes de agua con presencia de los nuevos depredadores es solamente el 1 % de los encontrados en las corrientes en donde los peces exóticos no ha invadido. Sin embargo, por una alguna razón inexplicada, los números del cíclido nativo, Tilapia sparrmanii, actualmente se incrementan en áreas con los depredadores exóticos.

La compleja biología de los peces en la naturaleza y la ignorancia y arrogancia de los seres humanos se combinan para asegurarse de que las introducciones de cíclidos sean a menudo devastadoras

En su artículo, Ken McKaye et al (1995) presentan la historia alarmante y los problemas en curso del Lago Nicaragua. El Lago Nicaragua es el lago tropical más grande fuera de áfrica. Es un elemento dominante de la geografía de América Central y contiene por lo menos 16 especies de cíclidos nativos, incluyendo peces como el Diablo rojo (Amphilophus labiatus), el cíclido Pecho rojo (Astatheros longimanus), el Hypsophrys nicaraguensis, y el Astatheros rostratus. Estos peces conforman un gran componente de la pesca nativa y un recurso vital de uno de los países más pobres del nuevo mundo. A principios de los años 80, en un intento de aumentar los peces recolectados, la tilapia fue introducida. En apenas algunos años, los pescadores nativos vieron una cambio dramático en la composición de los peces del lago. Antes de 1990, en algunos lugares en el lago, la exótica tilapia constituía tanto como el 54% de los peces que eran capturados. Peor todavía, el número de cíclidos nativos está declinando. Un peligro incluso mayor yace a continuación. El Lago Nicaragua esta conectado por un gran canal, el Río San Juan, con el Mar Caribe. éste es un gran río en el cual los peces, incluyendo una especie tan grande como el Tiburón toro (Carcharhinus leucas), transitan aguas arriba y aguas abajo, de tal forma que el río no representa ninguna barrera a la migración. Algunas especies del tilapia son altamente tolerantes a la sal y pueden sobrevivir e incluso reproducirse en agua salada. Es muy posible que el tilapia eventualmente bajará a través del río San Juan y saldrá hacia las fértiles áreas costeras del Caribe en donde colonizarán los bajíos a lo largo de la línea costera situada al este de Nicaragua, que sirve como una vital área de guardería para millones de peces marinos del Caribe.

Al mismo tiempo, la compleja biología de los peces en la naturaleza y la ignorancia y arrogancia de los seres humanos se combinan para asegurarse de que las introducciones de cíclidos sean a menudo devastadoras con consecuencias imprevistas.

Referencias

  • Gratwicke, B., and B. E. Marshall; 2001; "The relationship between the exotic predators Micropterus salmoides and Serranochromis robustus and native stream fishes in Zimbabwe"; J. Fish Biol.; 58: 68-75.
  • Yamaoka, K. 1991. "Feeding relationships". Pp. 151-172. In Cichlid Fishes: Behaviour, Ecology and Evolution. (M.H.A. Keenleyside, ed.) Chapman and Hall, New York.
  • McKaye, K. R., J. D. Ryan, J. R. Stauffer, Jr., L. J. Lopez Perez, G. I. Vega and E. P. van den Berghe; 1995; "African tilapia in Lake Nicaragua"; Bioscience 45: 406-411.

Referencias (1):

  • McKaye, Kenneth R. & J.D. Ryan, J.R. Stauffer, Jr., L.J. Lopez-Perez, G.I. Vega, E.P. van den Berghe. 1995. "African Tilapia in Lake Nicaragua". BioScience. v. 45(n. 6), pp. 406-411 (crc05350) (resumen)

Cita

Coleman, Ron. (abril 25, 2003). "¿Cíclidos malos?". Cichlid Room Companion. Consultado en marzo 07, 2021, desde: https://cichlidae.com/article.php?id=185&lang=es.